España canta y baila al ritmo marroquí

Madrid, 10 Diciembre de 2019. - (ECSaharaui)










Bouela Lehbib Breica

Bouela Lehbib Breica


El Ministerio de Asuntos Exteriores español lanzó la semana pasada una advertencia a sus ciudadanos que viajan tradicionalmente a los campamentos de refugiados saharauis, al suroeste de Argelia, alegando un posible ataque contra sus ciudadanos en la zona.
"La inestabilidad acumulada en el norte de Malí y el aumento de las actividades de grupos terroristas en la región podrían afectar la seguridad en el área en la que se encuentran los campamentos de refugiados saharauis", dijo el comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores español.
Las advertencias del gobierno se propagaron como la pólvora en los medios de comunicación españoles para sostener aún más esta afirmación. "Es una amenaza real confirmada por los servicios de inteligencia extranjeros y los nuestros", dijo la ministra de Defensa Margarita Robles a la cadena de radio española Cadena Ser.
El Frente Polisario por su parte respondió rápidamente en un comunicado oficial difundido, que calificó la "advertencia de no visitar los campos como injustificable", a menos que sea motivado por "razones políticas". Culpa al gobierno español de buscar "pintar una imagen inventada de riesgo inminente" en los campos de refugiados saharauis.
"El ataque terrorista bien podría ocurrir en los campamentos saharauis o en Madrid", dijo el ministro saharaui de Asuntos Exteriores, refiriéndose al desafío del terrorismo como un fenómeno global. Mientras tanto, el coordinador saharaui con la MINURSO, Emhamad Jadad, responsabilizó a Marruecos de cualquier "agresión" que pueda tener lugar en la región.
Pero el intento de hacer que los campamentos saharauis sean indeseables en este mismo momento, ya sea por razones políticas o basadas en pruebas fundamentadas de amenaza real, no se tomó bien entre el movimiento de solidaridad pro-Polisario en España.
Los simpatizantes se han galvanizado en toda España y en otros países, con campañas virales de redes sociales para hacer que la visita a los campamentos sea la mayor en la historia, aunque se dice que 73 estudiantes pospusieron su viaje.
Regalo de Acción de Gracias de España a Marruecos
Los campamentos de refugiados saharauis administrados por el Frente Polisario reciben anualmente a miles de visitantes extranjeros, la mayoría de los cuales son de España. Las familias españolas, que acogen a miles de niños saharauis durante el verano, ahorran durante todo el año para poder reunirse con ellos en los campamentos.







Aunque es un punto caliente que genera terrorismo, Malí rara vez ha sido motivo de gran preocupación para Argelia. Además del secuestro de trabajadores extranjeros en los campamentos en 2011 y el ataque fallido contra la planta de gas Tiguentourine en 2013, una gran amenaza de Bamako ha sido relativamente baja.
Visto por Occidente como un aliado estratégico en materia de seguridad en la región, Argelia se ha promovido a sí mismo después del 11/9 como un actor antiterrorista indispensable. Esto se debe en parte a su experiencia de una década en la lucha contra el terrorismo, así como a su activa participación política y de seguridad en Malí.
Si la intención del gobierno español fuera dañar el movimiento de solidaridad del Frente Polisario antes de su congreso, ciertamente ha fracasado en dañar los lazos con Argelia, la seguridad estratégica y el vecino económico.
El ministro del Interior español, Fernando Marlaska, voló al día siguiente a Argel. Él circunscribió el riesgo sólo en Malí, señalando que la desestabilización en la región hace que España sea responsable ante sus ciudadanos en términos de proporcionar información sobre la inseguridad en la región.
Sin embargo, Malí ha sido inestable durante años, sin que España esté muy preocupada. Esto lleva a preguntarse por qué la "advertencia" llegó en este mismo momento, y apuntando precisamente a los campos de refugiados saharauis.
La visita del ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Naser Bourita, a su homólogo español, Josep Borrell, estuvo detrás de esta alerta premeditada. El éxito de la conferencia pro-polisario EUCOCO en Vitoria a finales de noviembre, que también allana el camino para una fuerte participación en el 15° congreso del Polisario anunciado oficialmente en territorios liberados, ha exasperado a Rabat.
Para Rabat, el congreso tiene que fracasar o perder impulso. Pero como ninguno tomaría en serio una advertencia de Marruecos, Borrell, quien dejará pronto su puesto, presentó la "alerta" como un regalo de acción de gracias para Bourita.
Etiquetar los campamentos como lugares inseguros en este momento no tiene otro propósito que boicotear el próximo congreso de Polisario y hacer que parezca aislado internacionalmente.
La lealtad de Borrell a Marruecos lo llevó demasiado lejos, en muchas ocasiones, hasta el punto de inhibir una reunión pro-Polisario en el parlamento y negar un hecho legalmente comprobado de que España es el poder administrativo del Sáhara Occidental.
El farol de Borrell
La advertencia de "ataque terrorista inminente" en los campos no se ha hecho eco en otras capitales como en España. Tomemos como ejemplo que Francia, con una fuerte presencia militar y de inteligencia en la región, no se unió a la alerta ni advirtió a sus ciudadanos en los campos.
Del mismo modo, la amenaza no pareció resonar con otros países cuyos ciudadanos trabajan en los campamentos saharauis, como Estados Unidos, Canadá y América Latina. Irónicamente, parece que los ciudadanos españoles son el objetivo principal de los grupos terroristas en Malí.
Si bien Borrell se negó a revelar que la fuente de información de inteligencia es "confidencial", lo que pone en duda su veracidad, Robles apareció una vez más en los medios que atribuyen la información a Francia. Ella argumenta que "tres autos fueron neutralizados en la región", sin especificar dónde y cómo se vincula con los campamentos de refugiados saharauis.
Pero como todavía es enigmático el motivo por el cual Francia no reaccionó ante tal amenaza, el gobierno español, por no estar aislado en su farol, trató de involucrar a la MINURSO, misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara Occidental, en el juego. El País, un periódico español cercano al partido gobernante, afirmó que la advertencia a la MINURSO vino de Argelia.
Por su parte, Argelia rechazó haber lanzado advertencia a la MINURSO o cualquier otra entidad sobre la amenaza en la región, por considerarla una "maniobra orquestada con el objetivo de comprometer a Argelia, su gente e instituciones".
En medio de declaraciones contradictorias entre Borrell que habla de una "amenaza de ataque", Robles "confirmando la amenaza inminente" y Marlaska limitando el peligro solo a Malí, ninguno parece comprar en el farol excepto ellos mismos.
De todos modos, con intereses económicos vitales y un creciente temor a la afluencia de inmigrantes, es probable que España jugando en manos marroquíes no termine pronto.

Publicar un comentario

0 Comentarios