La geopolítica de los recursos naturales del Sáhara Occidental

Madrid, 22 Noviembre de 2019. -(ECSaharaui)




Por Ali Allaoui/ ECS actualización redacción Lehbib Abdelhay.


En la literatura legal internacional post-bipolar, el derecho a la autodeterminación es parte del concepto más amplio de los derechos humanos, y el único aspecto de la autodeterminación que permanece en las relaciones internacionales actuales es el derecho a la autodeterminación para que los pueblos dispensen con sus recursos naturales, un concepto relacionado con el derecho al desarrollo.




El Sáhara Occidental es considerado por la ONU como la última colonia en África. Sin embargo, Marruecos continúa ocupando el territorio sin ningún respeto a las resoluciones de la ONU sobre la descolonización. El principal impulsor de esta colonización son los recursos naturales de este territorio.

De hecho, con los recursos naturales del Sáhara Occidental que Marruecos compra las posiciones políticas de los Estados, para financiar a los cabilderos en la UE y los EE. UU para defender su tesis, y al mismo tiempo para desarrollar su economía interna y fomentar el movimiento de las poblaciones marroquíes al Sáhara Occidental, y así convertir a los saharauis en una minoría en su tierra natal.

Factor determinante de los recursos naturales en conflictos.

Existe una alta probabilidad de que la mayoría de los conflictos (armados) importantes en nuestro siglo XXI sean aquellos relacionados con los recursos naturales. Todos los conflictos tienen un aspecto económico, con mayor o menor peso en su surgimiento y desarrollo. De hecho, el sociólogo francés Gaston Bouthoul afirma que Alemania tuvo que recurrir a la guerra de 1914 como resultado de una lucha económica demasiado costosa que había sostenido contra otras grandes potencias industriales y exportadoras.

Con la misma idea, la famosa frase del estratega prusiano Carl von Clausewitz "La guerra no es un fenómeno independiente, sino la continuación de la política por diferentes medios", se podría decir que la geopolítica no es más que la expresión concentrada de la geoeconomía.

Esto dejó a Lenin el líder de la Revolución Rusa de 1917, al observar que "la política es la expresión concentrada de la economía", algo que vivimos y que es perfectamente válido para todos los tiempos, los aspectos económicos han sido el principal motor de las relaciones interestatales, Las realidades económicas que realmente marcan la pauta para el resto de la política, incluido el belicoso o el pacífico, lo que deja a Napoleón Bonaparte decir: "la guerra se hace con tres cosas: dinero, dinero y dinero".




Los recursos naturales y su explotación económica han contribuido, y continúan haciéndolo, a favorecer una especie de ocupación del territorio del Sáhara Occidental, que introduciría una resolución más compleja de un conflicto enquistado durante más de cuarenta y cuatro años.

Los marginados y empobrecidos del pueblo saharaui, ya sea durante la era colonial española o durante el período colonial marroquí.

Podemos decir que el aspecto económico del fenómeno del colonialismo constituye el rasgo característico decisivo de la presencia española en el Sáhara Occidental. De hecho, la crisis económica internacional que comenzó en la década de 1870 contribuyó al origen de España estimulada a precipitar su colonización del flanco sur del Sáhara Occidental, mientras que las otras partes del Sáhara Occidental solo se pacificaron a fines de 1934, estimulando la imaginación de aquellos atrapados en él para encontrar medios de escapar de situaciones precarias.

Históricamente, desde 1884 y hasta la llegada de Franco al poder en España, el Sáhara Occidental tuvo un valor esencialmente económico, tanto por su proximidad a las antiguas rutas de caravanas, como principalmente por el muy rico banco de pesca que recorre sus costas, ya que uno de los más importantes del mundo y ha representado la grasa entre ambos bancos a lo largo de la historia. Además, el interés político del Sáhara Occidental radica en su posición geoestratégica en el Atlántico como retaguardia del archipiélago canario.

La ocupación del Sáhara Occidental tiene como objetivo construir una poderosa economía nacional, cuya producción está orientada a las necesidades de la madre patria al tiempo que aísla la economía colonial, que es solo el proveedor de las materias primas necesarias para la economía del estado colonial. Esto se amplificará con la explotación de fosfatos saharauis en la región de Bou Craa en 1967.

En vista de estos 44 años de ocupación marroquí en el Sáhara Occidental, la práctica marroquí utiliza el mismo proceso que el de la era colonial española. De hecho, Marruecos comienza a explotar implacablemente los recursos naturales (pesca, fosfatos, agricultura, otros metales preciosos, energía solar y eólica) del pueblo saharaui mientras margina a las poblaciones locales, favoreciendo a los colonos marroquíes que hoy representan una mayoría innegable en los territorios ocupados.

España y Marruecos tienen un denominador común importante, el de ser regímenes despóticos y su objetivo es eliminar la identidad política y cultural saharaui. Sin embargo, el derecho internacional de los territorios no autónomos distorsiona la ecuación del país colonizador.

El bajo perfil de la acción de la ONU en el Sáhara Occidental para proteger los recursos naturales del pueblo saharaui.




En 1975, la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) insistió en que el pueblo del Sáhara Occidental debería ser descolonizado por completo y permitir su derecho a la libre determinación.

Desde entonces hasta hoy, esta opinión ha tenido su importancia política y legal, ya que ha servido de apoyo para la posición del Frente Polisario y explica de manera clara los votos a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui dentro de la UA y la ONU .

El aspecto legal se fortalecerá a favor del derecho del pueblo saharaui y su soberanía sobre sus recursos naturales, según la opinión del asesor legal de la ONU, Hans Corell, declaró sucintamente en 2002, de conformidad con el derecho internacional, uno no puede explotar los recursos naturales de un país ocupado sin el consentimiento expreso de su gente. Hacerlo es saquear.

Estos instrumentos legales a favor del pueblo saharaui se verán reforzados por las dos sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas de 2016 y 2018 con respecto a las materias primas explotadas por Marruecos con connivencia y complicidad de algunos Estados de la UE.

Sin embargo, como la MINURSO, la única misión de la ONU sin competencias para supervisar los derechos humanos en el Sáhara Occidental, entonces, ¿cómo se protegerán los recursos naturales del pueblo saharaui? Es un sueño de burbujas.

Hay que tener en cuenta, el papel discreto de la ONU que es constante, ya en 1975, España se retiró sin celebrar el referéndum de autodeterminación, vemos que el Consejo de Seguridad no muestra un interés especial, es más probable que sea favorable al papel que Marruecos juega en el área como un aliado de Francia y Europa desde el punto de vista geoestratégico para dejar la situación como está en un status quo sin fin. La ONU no puede o no quiere obligar a Marruecos a respetar el referéndum.

Podemos concluir que la ONU nunca ha tomado una posición firme y clara en torno al Sáhara Occidental y nunca ha utilizado todos los mecanismos a su disposición, como sería el uso del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas y mantener la aplicación del Capítulo VI para apoyar las negociaciones entre Marruecos y el Polisario, como si fueran dos partes iguales.

Publicar un comentario

0 Comentarios