Borrell recurre al Ministerio de defensa para hacerle creer a los españoles sus recomendaciones sobre el Sáhara Occidental.

Robles alerta de "riesgo inminente" si se viaja al Sáhara y el Polisario acusa al Ejecutivo de Pedro Sánchez de dejarse embaucar por Marruecos y lanzar una alerta de seguridad "injustificada".




Madrid, 28 Noviembre 2019. -(ECSaharaui)

Redacción Lehbib Abdelhay/ECS actualización.



Como no podía ser de otra manera para convencer a los miembros del movimiento solidario español con la causa saharaui, el Ejecutivo de Pedro Sánchez recurre al departamento de Seguridad y a la defensa para consolidar su comunicado sobre posibles atentados terroristas en los campamentos de refugiados saharauis.




Los dos ministros de asuntos Exteriores de Marruecos y España durante una reunión celebrada en Madrid han constatado que el Estado Islámico estaba planeando un atentado contra intereses españoles en el Sáhara, por el Ministerio de Borrell alerta a todas aquellas personas que tengan pensado viajar a la zona en los próximos días de que el riesgo a un ataque es "muy importante".

La alerta lanzada por Borrell no funcionó, ya que se ha descubierto que ha sido dictada por su homólogo marroquí. La diplomacia venganza del PSOE recurre a la defensa española para la propaganda marroquí y así hacerle creer que el riesgo de viajar a los campamentos de refugiados saharauis es inminente ya que esta vez viene desde un departamento de Seguridad, la defensa española.

Por su parte, la ministra de Defensa en funciones de España, Margarita Robles, que, hasta que haya nuevo gobierno, compatibilizará esa cartera con la de Exteriores, asegura que esa amenaza es "real, muy avanzado y podría ser inminente".

La ministra hace en Hoy por Hoy "una llamada a la precaución y a la responsabilidad" para todos aquellos que piensan trasladarse proximamente a los campamentos de Tinduf porque "se pone en riesgo toda la zona a parte de la integridad física de las personas". Además, señala que, por la información que manejan los servicios de inteligencia, "podría tener bastante relevancia lo que se esta preparando".




La medida, además, ha tenido lugar justo después del encuentro que ha mantenido el ministro de exteriores en funciones, el Sr. Josep Borrell, con el ministro de exteriores marroquí, Nasser Bourita.

La República Árabe Saharaui Democrática ve "injustificada" la alerta.

Por su parte, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) acusa al gobierno español de dejarse embaucar por Marruecos y lanzar una alerta de seguridad "injustificada" sobre el presunto riesgo de un atentado de corte yihadista contra ciudadanos españoles en los campos de refugiados saharauis de Tinduf.

En un comunicado, muestran su "profundo pesar y sorpresa" por esta declaración de no visitar los campamentos de refugiados saharauis: "No está justificada, excepto si hay razones políticas u objetivos que son el resultado de la sorprendente complicidad. No solo se dirige contra los refugiados, sino también contra el país de acogida de esos refugiados".

Como para desanimar la concurrencia de visitantes, el anuncio de Borrell, se hace justo cuando el Polisario ha anunciado que su XV Congreso tendrá lugar, en la zona liberada de Tifariti, congreso al que suelen asistir muchas delegaciones extranjeras.

Sin embargo, la realidad de los números y las estadísticas desmiente, de modo categórico, las recomendaciones del Sr. Borrell.

Los campamentos saharauis, establecidos bajo el control de las autoridades saharauis, son los más seguros del mundo entero. Y así, lo refleja la experiencia de decenas de Organismos Internacionales y ONGs que operan en dichos campamentos. La Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO) que se encuentra sobre el terreno y más allá incluso, nunca ha tenido un problema de los aludidos por el Sr. Borrell. Desde el año 1991, los informes del Secretario General de NN.UU, vienen registrando todas las amenazas en la zona, sin que haya que lamentar ningún caso.

Durante los más de 45 años de existencia de estos campamentos, sólo ha habido una única ocasión, en octubre de 2011, en la que hubo un secuestro de tres cooperantes, dos españoles y una italiana. Desde entonces, reina la seguridad.

En aquella ocasión y contraviniendo las recomendaciones internacionales, España terminó pagando el rescate para liberar a los tres cooperantes. Y lo hizo sabiendo que el pago de rescates alimenta y engrasa la maquinaria de esas mafias del terrorismo, cuyo rebrote actual sirve, ahora, como excusa para que ese mismo gobierno desaconseje el viaje de las familias españolas a los Campamentos.

El Gobierno del PSOE, a través del Ministerio de Exteriores, Josep Borrell, se permite afirmar que la situación en Mali «puede afectar» a la zona en la que se encuentran los campamentos de saharauis, cuando el citado Ministerio sabe que los viajeros españoles que van a los campamentos nunca proceden del Sur y que el Gobierno de la RASD ha tomado desde 2008 las mayores medidas de seguridad posible para proteger a sus visitantes.

Esta publicación, a diez días de que varios centenares de familias de acogida de menores saharauis del programa Vacaciones en Paz aprovechen el puente del 6 al 8 de diciembre, para visitar a sus familias saharauis y alegrar su vida, por la irresponsabilidad de España y la comunidad internacional, no puede interpretarse sino como un acto de mala fe y un «crimen» más de LOS SOCIALISTAS, contra el pueblo saharaui.




La situación en Malí no es ninguna novedad, el país experimenta desde hace muchos años la inestabilidad política por la presencia de grupos armados, a pesar de la presencia del ejército francés, bajo el mando de la operación "Barkhane", desde la caída del líder libio Muammar Gaddafi.

En este sentido es preciso recordar que el Ministerio de defensa saharaui ha puesto en marcha, en los últimos años, un Plan Especial de Seguridad, para vigilar la zona, durante las 24 del día, con la intención de mejorar la seguridad en esta zona castigada por el narcotráfico marroquí desde hace más de once años.

Por otra parte, los datos indican que el dinero que sostiene el terrorismo en el norte de Malí, sale en buena parte del tráfico de drogas procedente de Marruecos, la cocaína o las transferencias de fondos que logran enviarse desde el país norteafricano, así lo revela el informes de inteligencia y el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) recogidos en el World Drug Report 2018.

Hoy es evidente para todos que los combatientes de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) - actualmente El MUYAO y otras facciones -, se benefician del tráfico de droga a gran escala desde Marruecos, y que cada vez con más frecuencia incorporan a sus células y grupos a delincuentes de todo tipo aprovechando de paso sus redes clandestinas.

Publicar un comentario

0 Comentarios