Las promesas del nuevo presidente tunecino sobre el Sáhara Occidental preocupan a Rabat.

La comisión electoral anunció que Kaïs Saied obtuvo el 72,7% de los votos, convirtiéndose en el nuevo presidente del país norteafricano. El académico retirado ya ha hecho en su programa presidencial promesas para solucionar el conflicto del Sáhara Occidental.

Túnez, 15 Octubre de 2019. - (ECSaharaui)




Redacción Lehbib Abdelhay/ECS actualización.



El domingo pasado, el ex profesor de derecho Kaïs Saied obtuvo el 73% de los votos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Túnez.




Saied ganó la carrera presidencial, derrotando al empresario Nabil Karoui, quien fue arrestado por cargos de lavado de dinero y fraude fiscal. En un país que ha estado luchando para superar las dificultades de la post primavera árabe, la victoria de Kaïs Saied constituye un paso tranquilizador para los tunecinos y para toda la región.

Su elección es una reacción contra la élite política que ha gobernado el Túnez de la era post Ben Ali desde hace más de ocho años y que no ha conseguido mejorar el nivel de vida de la población ni acabar con la corrupción y el nepotismo.

Durante su campaña, ha defendido un particular sistema político que pretende devolver el poder al pueblo mediante lo que él llama la "democracia directa": Su propuesta es reformar el sistema haciendo desaparecer a los partidos y al mismísimo Parlamento para establecer en su lugar comités locales que no se basen en ideologías.




En el Magreb, las elecciones presidenciales de Túnez han sido tan importantes como otro destacado incidente político en la región. Lo mismo ocurre con el nuevo presidente tunecino, quien abordó en su programa electoral cuestiones relacionadas con los países vecinos, incluido el conflicto del Sáhara Occidental y la situación de la Unión del Magreb Árabe (UMA).

De hecho, como candidato presidencial, Kaïs Saied prometió «crear un comité magrebí para tratar el problema del Sáhara Occidental y resolver el conflicto a nivel regional». La iniciativa de Kais enfada mucho a Rabat ya que considera que solo las Naciones Unidas (ONU) tienen el derecho a encontrar una solución política al conflicto.

Kais y sus promesas sobre los problemas de la región.

Además del Sáhara Occidental, el nuevo presidente electo tiene otros planes para la región. En su programa presidencial, abordó también la situación de la agrupación regional (UMA). Kais prometió "revivir" la Unión del Magreb, fundada en junio de 1988 en Ziralda, Argelia.

Los proyectos del nuevo presidente para la región, sin embargo, no difieren tanto de los sugeridos por otros políticos tunecinos. Su rival Nabil Karoui también prometió, mientras hacía campaña como candidato, "restaurar el espíritu de la Unión del Magreb".

Esta promesa también fue parte del plan de Moncef Marzouki en 2012. El ex presidente tunecino también intentó, en vano, organizar una cumbre de la Unión del Magreb Árabe en Túnez.

Publicar un comentario

1 Comentarios