La dimisión de Bolton no tuvo impacto en la posición de EE.UU; y Rabat afirma que la autonomía es la única solución para el Sáhara.


Nueva York, 29 Octubre de 2019. -(ECSaharaui)

Redacción Lehbib Abdelhay y Salem Mohamed/ECS actualización.




La dimisión del ex asesor de seguridad nacional de EE. UU aparentemente ha tenido impacto en el proyecto de resolución que Washington presentó al Consejo de Seguridad de la ONU sobre el conflicto del Sáhara Occidental. Pero para Rabat está demasiado lejos de reivindicar victoria, ya que Sudáfrica no está dispuesta a quedarse de brazos cruzados.

Como se anunció anteriormente, Estados Unidos presentó su primer proyecto de resolución sobre el Sáhara Occidental al Consejo de Seguridad de la ONU. «El proyecto de resolución pide la extensión del mandato de la MINURSO a un año en lugar de seis meses.

Washington planea darle al nuevo enviado personal tiempo suficiente para relanzar las conversaciones entre las partes involucradas en el conflicto, el Frente Polisario y Marruecos», según dijo una fuente diplomática consultada por el ECSaharaui.





"La propuesta de Washington permitirá al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, consultar a los actores regionales e internacionales sobre el tema antes de nombrar un sucesor para Horst Kohler", añade nuestra fuente.

En este sentido, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió, en una reunión celebrada el 16 de octubre, el nombramiento, cuanto antes, de un nuevo enviado especial para el Sáhara Occidental.

En este borrador, redactado por EE.UU, no tiene mucha diferencia de los anteriores, y sólo pide una extensión del mandato de la MINURSO para un año en lugar de seis meses.

Sudáfrica reafirma su posición a través de Bakú (Cumbre de MNA)

Sin embargo, el borrador deberá ser modificado por otro miembro del Consejo de Seguridad. Sudáfrica, que preside actualmente el Consejo de Seguridad de la ONU para el mes de octubre, puede influir en el resultado del borrador final y hacerlo aún más favorable para el Frente Polisario.

De hecho, el gobierno de Cyril Ramaphosa, el recién elegido presidente sudafricano, ya reiteró su posición firme durante la 18ª cumbre del Movimiento de Países No Alineados en Bakú, inaugurada el miércoles.





El viceministro de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica, Alvin Botes, reafirmó ante los asistentes que su país seguirá defendiendo a los saharauis.

«Nuestro movimiento también debe seguir su papel primordial en la solución del tema del Sáhara Occidental. Hacemos un llamado al Secretario General de la ONU para que designe cuanto antes un enviado personal para el Sáhara Occidental», recalcó.

«Creemos firmemente que la resolución de este problema prolongado radica en la implementación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de la Asamblea General, que exigen la organización de un referéndum sobre autodeterminación para el pueblo del Sáhara Occidental», dijo el Viceministro de Relaciones Internacionales y Cooperación de Sudáfrica.

Además de Sudáfrica, el Frente Polisario también podría contar con el apoyo de otros países. También con el apoyo de Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Se espera que el organismo de la ONU adopte una nueva resolución, el 30 de octubre, sobre la extensión del mandato de su misión en el territorio.

Embajador de Marruecos en la ONU: "El plan de autonomía es la única solución para el conflicto del Sáhara Occidental.

Antes de las conversaciones de la ONU de este mes sobre el Sáhara Occidental, hay una mezcla de esperanzas crecientes y dudas permanentes sobre la capacidad de la ONU para mantener la dinámica impulsada en los últimos meses.

Omar Hilale, representante permanente de Marruecos ante la ONU, ha vuelto reiterar que "el Plan de Autonomía de 2007 propuesto por Rabat es la solución más creíble y pragmática a la disputa territorial de décadas en el Sáhara Occidental".





Hilale hizo los comentarios el miércoles 23 de octubre, mientras encabezaba una delegación marroquí en una reunión preparatoria interministerial en Bakú, Azerbaiyán, antes de la 18ª cumbre del Movimiento No Alineado.

Creado en 1961 en Belgrado para afirmar la neutralidad de los países asiáticos y africanos recientemente independientes en la guerra hegemónica entre los bloques oriental y occidental durante la guerra fría, el Movimiento No Alineado también buscó mantener la autonomía de los países en desarrollo en sus elecciones políticas y acciones en el escenario internacional.

Hoy, décadas después del final de la guerra fría, el movimiento todavía cuenta con 125 Estados miembros y 25 estados observadores, todos comprometidos a preservar "la independencia nacional, la soberanía, la integridad territorial y la seguridad de los países no alineados".

Al referirse a esos principios no alineados de protección de la soberanía nacional y la integridad territorial de todos los estados miembros, Hilale dijo en la reunión de Bakú que la cuestión del Sáhara Occidental es un "conflicto artificial" iniciado para desestabilizar Marruecos y desafiar su integridad territorial.

Los comentarios de Hilale llegan días después del borrador presentado por los Estados Unidos a los miembros del Consejo de Seguridad. Los últimos desarrollos en el proceso político liderado por la ONU en el Sáhara Occidental apuntan a un impulso cada vez más desfavorable a Marruecos.

A pesar de las persistentes dudas sobre la capacidad de la ONU para mantener el impulso logrado por Horst Kohler, el funcionario marroquí expresó su esperanza sobre las perspectivas del proceso moderado por la ONU.

Publicar un comentario

0 Comentarios