El Consejo de Seguridad destaca importancia de nombrar cuanto antes un enviado de la ONU para el Sáhara Occidental.




Nueva York, 10 Octubre de 2019. -(ECSaharaui).

Redacción Lehbib Abdelhay/ECS actualización.


Horst Kóhler en los campamentos refugiados. AFP

Esta semana, se espera que el embajador permanente de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas presente al Consejo de Seguridad un nuevo proyecto de resolución sobre el Sáhara Occidental para su discusión en la reunión que se celebrará a fines de este mes para extender el mandato de la misión de las Naciones Unidas para el referéndum en el Sáhara Occidental, MINURSO.





Las fuentes de la ONU no descartaron la posibilidad de que los miembros del Consejo de Seguridad simplemente negocien la idea de acordar una "extensión técnica" de la misión hasta que se designe un nuevo enviado especial de la ONU al Sáhara Occidental para suceder al presidente alemán Horst Koehler.

Las fuentes agregaron que si se toma esta opción, el contenido de la lista estará libre de referencias políticas y solo referencia a la renovación del mandato de "Minurso" y su duración.
Todavía se desconoce si Estados Unidos, cada vez que inicie un proyecto de reglamento sobre el Sáhara Occidental, propondrá un reglamento con una renovación técnica o si incluirá posiciones políticas sobre las estancadas negociaciones entre las partes saharaui y marroquí.

En una reunión para discutir los últimos acontecimientos en el Sáhara Occidental, los miembros del Consejo de Seguridad exigieron el rápido nombramiento de un sucesor de Horst Köhler para preservar el dinamismo creado por las negociaciones entre las dos partes en Ginebra el año pasado.

Fuentes familiarizadas con las negociaciones en la sesión cerrada del Consejo de Seguridad dijeron que el acuerdo entre los miembros en dos puntos sobre el primero instó al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, a acelerar el nombramiento de un sucesor del ex presidente alemán y restablecer el diálogo político entre las partes en el Frente Polisario de conflicto y Marruecos con la misma dinámica.

La repentina renuncia del ex presidente alemán en julio pasado, un duro golpe para el proceso de paz, especialmente en el vacío dejado por la incapacidad del Secretario General para nombrar un sucesor cuatro meses después de la renuncia.

El embajador de Sudáfrica, miembro no permanente del Consejo de Seguridad, argumentó durante esta sesión que la comunidad internacional debería avanzar hacia la descolonización en el Sáhara Occidental, e insistió en que Estados Unidos debería acelerar el nombramiento de un nuevo enviado con el mismo rigor y firmeza.

La situación en el Sáhara Occidental estuvo en el centro de las primeras conversaciones el 8 de octubre, dedicada a la presentación del nuevo informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre el Sáhara Occidental en preparación para una reunión final a fines de este mes, durante la cual se aprobará una nueva regulación para extender el mandato de la MINURSO en el Sáhara Occidental durante seis meses adicionales.

Pinto Keita, vicesecretario General de las Naciones Unidas para África a cargo de las operaciones de mantenimiento de la paz, dio una sesión informativa al Consejo de Seguridad sobre la vía política en el Sáhara Occidental que debía entregar el Enviado Personal del Secretario General, Horst Köhler, o su sucesor, al mismo tiempo. Colin Stewart, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas y Jefe de la MINURSO, informó sobre las actividades llevadas a cabo por el personal de este último desde abril, fecha de la adopción de la última regulación del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el Sáhara Occidental.

En espera de la reunión del Consejo de Seguridad y las decisiones de sus miembros, la Cuarta Comisión de Descolonización adoptó un nuevo reglamento sobre el Sáhara Occidental, adoptado por unanimidad por 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas, afirmando el derecho inalienable de todos los pueblos a la libre determinación de conformidad con la resolución 1514 de la Asamblea General del 14 de diciembre 1960, que contiene la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales.

El Comité hizo hincapié en la responsabilidad de las Naciones Unidas de garantizar el destino del pueblo del Sáhara Occidental y le pidió que continuara considerando la situación del Territorio y que informara al septuagésimo quinto período de sesiones sobre la aplicación de la resolución.

En su primera reacción a la ganancia diplomática, el ministro saharaui de Asuntos Exteriores, Mohamed Salim Ould Salik, dijo que la ratificación de 193 países afirma que "la comunidad internacional es firme en su legitimidad y sus decisiones que reconocen al pueblo saharaui el derecho a la libertad y la autodeterminación, sin importar cómo el ocupante marroquí duplicó sus maniobras para ganar tiempo y prolongar". La ocupación ilegal de Omar.

Ould Salek agregó que el conflicto del Sáhara Occidental como un problema de descolonización se resuelve inevitablemente mediante el ejercicio del derecho de su pueblo a la autodeterminación y la independencia, lo que también significa que la comunidad internacional no reconocerá al ocupante ninguna soberanía sobre el Sáhara Occidental.

Publicar un comentario

0 Comentarios