Sáhara Occidental, la colonia interminable

Para los nativos del Sáhara Occidental, el proceso de descolonización nunca tuvo lugar, después de 44 años todavía viven en campos de refugiados en el suroeste de Argelia.




Madrid, 19 Octubre de 2019, -( ECSaharaui )



Redacción / ECS 


CATEGORÍAS
DERECHOS HUMANOS


El conflicto del Sáhara Occidental es más que una crisis olvidada, es un asunto geopolítico que lleva más de 40 años. A pesar de la participación de varios actores internacionales, como la Corte Internacional de Justicia y las Naciones Unidas, la situación todavía está en un punto muerto y el pueblo saharaui sigue buscando ese reconocimiento.




El Sáhara Occidental es un territorio desértico, que limita con el Océano Atlántico Norte, entre Mauritania, Marruecos y Argelia, una posición estratégica junto a las Islas Canarias. Además, es rico en recursos naturales , como fosfatos, pescado y petróleo crudo.

En 1976, tras la invasión militar, el Frente Polisario proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), luego de que la CIJ confirmó el derecho legal a la autodeterminación para los saharauis y rechazó los reclamos territoriales hechos por Marruecos y Mauritania en la región. Sin embargo, Marruecos ocupó ilegalmente los dos tercios del Sáhara Occidental y construyó un muro de arena militar, conocido como 'La Berma', vigilado a lo largo de toda su longitud por soldados y custodiado por diez millones de minas terrestres que recorren el Territorio de Norte a Sur.

Desde entonces, el área ha sido dividida en dos partes por el muro, una parte más grande ocupada por Marruecos y una más pequeña, conocida como Territorios Liberados, bajo el control del Frente POLISARIO. La RASD es un país fundador de la UA y reconocido por más de 80 de los 193 países de la ONU y la nación todavía está luchando por la independencia.

Darren Kew, presidente del Departamento de Resolución de Conflictos, Seguridad Humana y Gobernanza Global de la Universidad de Massachusetts, Boston, describió el enorme desequilibrio de fortalezas en el conflicto: Marruecos es un miembro estable de la ONU, con una economía desarrollada, consistente fuerzas militares y actuando con el consentimiento de la comunidad internacional, mientras que la República Saharaui lucha por su existencia. De hecho, la opinión consultiva de la CIJ dejó en claro que los saharauis tienen el poder soberano sobre el Sáhara Occidental y que un referéndum libre y trasparente es un derecho inalterable.




A pesar de la sentencia del Tribunal y el establecimiento en 1991 de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) por el Consejo de Seguridad, en su resolución 690 (1991), la situación en el Sáhara Occidental no cambia y hoy el referéndum nunca tuvo lugar. 

Además, la MINURSO es la única misión de mantenimiento de la paz que no tiene un mandato sobre los derechos humanos, aunque el monitoreo del Sáhara Occidental y las ONG, como Amnistía Internacional, han denunciado numerosos abusos y violaciones de los Derechos Humanos. 

"El monitoreo imparcial y sostenido de los derechos humanos por parte de la ONU ofrecería cierta protección a una población que vive con la amenaza diaria de abusos por parte de las autoridades marroquíes y el Frente Polisario", sostiene Magdalena Mughrabi, Subdirectora interina en Oriente Medio y África del Norte de la ONG Amnistía Internacional.

No hay esperanza en el Sáhara

El alto el fuego establecido en 1991 no puso fin al sufrimiento del pueblo saharaui.


En el territorio ocupado por Marruecos, los saharauis experimentan todos los días violaciones y abusos de los derechos humanos. Desapariciones, torturas, intimidaciones, detenciones, abusos en cautiverio, negación de juicios justos son solo algunos de ellos, como lo denuncia Human Rights Watch en el Sáhara Occidental. Las autoridades marroquíes sofocan las libertades de expresión, asociación y disidencia a través de procesamientos, expulsiones y encarcelamientos, sufridos por varios periodistas, investigadores y activistas, como explica Amnistía Internacional en Marruecos / Informe del Sáhara Occidental.

La población saharaui vive dispersa desde el comienzo de la guerra, más de 200,000 vive en campos de refugiados en el sur de Argelia en un desierto inhóspito, nace y crece una generación de saharauis y, junto con voluntarios y ONG humanitarias, la comunidad saharaui construyó una sociedad organizada que priorizó la educación y la atención médica. 

Pero no es suficiente. El punto muerto sobre el referéndum hace imposible que los saharauis comiencen una nueva vida, más allá de los campos de refugiados, los abusos y la explotación.





Pueblo olvidado

En 1918, W. Wilson habló por primera vez sobre la "autodeterminación", principio esencial del derecho internacional moderno, que implementa el derecho de una comunidad a ser soberana e independiente sobre su territorio y elegir libremente su forma de gobierno.

Desde entonces, en todo el mundo, la gente luchó por ese derecho, incluidos los saharauis. Hasta hoy, este pueblo todavía lucha para llamar a su patria una nación.

Publicar un comentario

0 Comentarios