Las mujeres saharauis solo ocupan el 10% de la Comisión Preparatoria para el decimoquinto Congreso del Frente Polisario.

Madrid, 09 Septiembre de 2019. - (ECSaharaui)

Por Lehbib Abdelhay /ECS


El día de ayer, ocho de septiembre, se dieron a conocer los nombres de la nueva Comisión Preparatoria para el próximo Congreso Ordinario del Fente Polisario que se celebrará a finales de diciembre del 2019. En esta comisión institucional, aunque de carácter temporal, solo el 10% de sus integrantes son mujeres: la Comisión está integrada por 113 miembros: 10 mujeres y 103 hombres de diferentes edades. Las mujeres echaban de menos a otras luchadoras claves.







Otro dato, aunque menos importante, la Comisión no integraba a altos cargos del gobierno saharaui, tanto en la vida política como en el rango de representación aunque la mayoría integraban el Comité de Reflexión, creado en marzo y que abarcó todos los pesos pesados del Frente Polisario.

Desde hace varios días todos estaban esperando el anuncio de esta Comisión, que entre otras cosas, se encargará también de hacer campaña y preparar los documentos para la celebración del Congreso del Movimiento Saharaui, donde se elegirán los miembros del secretariado nacional saharaui, el secretario general del Frente Polisario (que pasará automáticamente a ser presidente de la RASD), los gobernadores y los miembros del gobierno saharaui.

Algunos aspiraban integrar esa Comisión Preparatoria para estar al tanto de lo que se cuece y participar en la elaboración de los documentos que se aprobarán en el Congreso, otros solo querían estrenar su experiencia política para fines "tribalistas" y los intereses personales de otros focos [...]. De los 113 miembros hay unas 10 mujeres; entre ellas destacamos la actual y la ex secretaria general de Unión Nacional de Mujeres Saharauis.

La comisión preparatoria cuenta con la presencia de miembros del Secretariado Nacional, del gobierno, así como de miembros del Consejo Nacional y representantes de los diversos organismos e instituciones saharauis.








La mujer saharaui: pilar en la sociedad y clave en la lucha contra la invasión extranjera, pero prácticamente ausente de la escena política saharaui.

Antes de la colonización española en 1884, la gente del Sáhara Occidental vivían como nómadas en su propia tierra, yendo en busca de lluvia y pasto para sus ganados. Durante aquella época, la cultura saharaui estaba fuertemente influenciada por la árabe y la islámica, que fueron introducidas por una tribu cuyo origen se remonta al Yemen.

Los hombres pasaban largas temporadas fuera de casa bien de pastoreo o en busca de municiones para su familia o bien combatiendo con armas cuando se declaraba alguna guerra entre las tribus, mientras que las mujeres se quedaban en las casas para cuidar de sus familias. Sin embargo, eso no eximía a las mujeres saharauis a tener un papel determinante en su sociedad.

Durante las épocas de las mudanzas, la mujer ayudaban en el levantamiento de las jaimas, así con el pastoreo y la cosecha. Es más, debido a que los hombres se ausentaban largo tiempo, las saharauis tenían que estar al cargo de sus familias y sobre ellas eran las encargadas de conservar las tradiciones y cultura saharauis.

Con la colonización española al Sáhara Occidental, la dinámica de la cultura saharaui cambió al mismo tiempo que cambiaron los roles tradicionales desempeñados por los hombres y mujeres saharauis. Después del descubrimiento de minerales en la tierra, muchos hombres trabajaban para el gobierno español en las minas de fosfato y otros entraban al servicio militar de la colonia. Aunque antes del colonialismo, la cultura literaria era más bien oral, sin embargo eran distinguidos en música y poesía. No obstante, después de un año de dominio español en el que tuvieron que adoptar nueva lengua y nuevas costumbres, los saharauis eran considerados de los más analfabetos de la región del Norte de África.

Mujeres saharauis / Thaqafa Magazine

Siguiendo el ejemplo de sus países vecinos, quienes luchaban en contra del colonialismo, un grupo de jóvenes estudiantes formaron un movimiento de liberación que se ha conocido como el Frente Polisario, cuyo objetivo era conseguir la independencia del Sáhara Occidental y recuperar la cultura e identidad saharauis en los que la mujer era el centro de la sociedad. Y para ello, necesitaban la implicación directa de las mujeres. Entonces empezaron a combatir.

Por entonces, España había prometido al pueblo saharaui su independencia. Sin embargo, Marruecos y Mauritania reclamaban el territorio y tras el Acuerdo Tripartito de Madrid de aquel fatídico 14 de noviembre de 1975, firmado a espaldas del pueblo saharaui, el Sáhara Occidental fue invadida por Marruecos por el norte y Mauritania por el sur. Ante la crueldad de la guerra, la mayoría de la población civil huyó a la parte suroccidental de Argelia donde se asentaron los campamentos de refugiados saharauis.







La otra parte de la población quedó atrapada por la guerra. Mientras tanto, el recién formado Frente Polisario luchaba a doble bando contra Marruecos por un lado y Mauritania por otro. Entonces, las mujeres no dudaron en tomar las armas por primera vez en su historia y unirse a las filas del ejército del Polisario para luchar junto con sus compatriotas masculinos.



Las que se asentaron en los campamentos, tuvieron que construir con sus propias manos escuelas, centros de salud y demás administraciones públicas.

A pesar de la poca base educativa, se convirtieron en médicas, enfermeras, estudiantes y profesoras. En fin, su participación fue clave en la construcción de la recién formada nación saharaui: la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Durante estos tiempos cruciales, las mujeres recuperaron el papel que poseían antes de la invasión española, volviendo a convertirse en el pilar de la sociedad saharaui.

Con el paso del tiempo y el conflicto bélico entre el Frente Polisario y Marruecos, las mujeres saharauis siguieron construyendo los campamentos, dándole prioridad a la educación de las generaciones siguientes. Y hoy en día, gracias a su gran labor, el pueblo saharaui puede sentirse orgulloso de haberse convertido en unos de los pueblos más educados de la región del Norte de África, con prácticamente el 100% de los niños escolarizados.

Mujer saharaui en su cocina/ Thaqafa Magazine


Después de 44 años en el exilio esperando una solución, las mujeres saharauis continúan siendo las protagonistas de la resistencia a la invasión marroquí en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. Organizan manifestaciones, luchan por sus derechos como saharauis y se oponen diariamente a la opresión de las fuerzas de ocupación marroquí.







Mientras, en los campamentos saharauis, las mujeres ocupan cargos de liderazgo y tienen acceso a las mismas oportunidades educativas y profesionales que los hombres. Y la violencia machista es algo que no tiene cabida en la sociedad saharaui.

Las mujeres saharauis, tanto en los campamentos como en los territorios ocupados, luchan constantemente contra la ocupación y las duras condiciones de vida, sin embargo, siguen siendo una voz de esperanza y el símbolo de la liberación y la resistencia contra todo pronóstico.

Publicar un comentario

0 Comentarios