La vuelta al cole de los niños refugiados saharauis.

40.000 niños saharauis comenzarán el próximo domingo día 15 de septiembre su jornada lectiva en los campamentos de refugiados saharauis.

Esmara, 12 Septiembre de 2019. -(ECSaharaui).



Redacción Lehbib Abdelhay y Salem Mohamed/ ECS 


Aproximadamente 32.000 niños y niñas saharauis se matricularon en estudios de primaria y secundaria, mientras que alrededor de 10.000 'peques' en las guarderías. Más de 13 escuelas se repartirán a estos estudiantes durante los próximos 9 meses y les ofrecerán la mejor educación con los escasos recursos que tienen, algunas menos que otras.



Durante todos estos cursos pasados, a todos los niños y niñas se les daba un pack que contiene leche y galletas en la hora del recreo, pero este curso, igual que el curso anterior, se ha tenido que reducir la dieta en algunos centros, mientras que otros no repartirán nada por la falta de fondos por recorte que hizo la Unión Europea a las ayudas destinadas a los campamentos de refugiados saharauis.

Las escuelas también poseen una enfermería en su interior. Desgraciadamente, es pobre en recursos, pero afortunadamente tampoco atiende a lesiones graves, solo a heridas menores causadas por caídas en el patio durante gimnasia o el recreo. Los niños comienzan con gran motivación el año escolar e intriga por saber con qué nuevos retos se encontrarán y los nuevos amigos que harán.

Cabe recordar que cualquier saharaui tiene la posibilidad de estudiar en la escuela sin hacer diferencia por razones sexuales, sociales, económicas u otra.

Además del acceso a la educación en las escuelas de la wilaya, el gobierno de la RASD proporcionará cuadernos, bolígrafos y todo el material necesario para el desarrollo de las clases. Estos recursos provienen en su gran mayoría de ayuda humanitaria. Obviamente los recursos son escasos y no cubren a todo el alumnado, por lo que habrá varios alumnos que compartan material.



Muchos niños dejan las aulas para dedicarse a otras labores para ayudar a sus familias.

Más de 200.0000 personas refugiadas en suroeste de Argelia-de los cuales un poco menos de la mitad son niños (un tercios)- corren peligro de morir de hambre en los campamentos de refugiados saharauis debido a la peor crisis que se registra en la región desde 1975.

Los recortes de las ayudas humanitarias, las inundaciones, el alto índice de desnutrición y la inestabilidad económica y política que reina en la región, han tenido efectos devastadores sobre los niños y las familias que luchan por sobrevivir en unas de las zonas más inhóspitas del planeta.



La necesidad de protección que tienen los niños saharauis en esta época ha alcanzado su nivel crítico.

La crisis de alimentos pone en peligro las vidas de miles de menores en una zona donde ya muchos de ellos sufren desnutrición crónica, según UNICEF. El hambre aumenta también su vulnerabilidad ante enfermedades.

La situación se ha deteriorado últimamente para la mayoría de los refugiados saharauis, muchos niños han abandonado la escuela y realizan trabajos inadecuados para mantener a sus familias.

Gracias al papel que desempeña la mujer saharaui, los menores pudieron soportar y sobrevivir en campos de refugiados donde no hay nada para vivir la infancia.

Publicar un comentario

0 Comentarios