Frente Polisario; Antecedentes históricos y fundación

Madrid, 08 Septiembre de 2019. - (ECSaharaui)

Por Emiliano Gómez/ECS

Resultado de imagen de soldados del frente polisario


Los cambios socioeconómicos que tuvieron lugar en el Sahara Español durante la década del ‘60 del siglo pasado, propiciaron el surgimiento del nacionalismo saharaui moderno, basado en la conciencia nacional y no en el tribalismo; fundamentado en argumentos políticos y no en sentimientos religiosos.




En los primeros años de aquella década, los nacionalistas formaron diversas agrupaciones políticas pero ninguna de ellas llegó a tener influencia decisiva sobre la población. Recién en 1967, un intelectual, Mohamed Sidi Ibrahim “Bassiri”, fue capaz de aglutinar a su alrededor a un puñado de partidarios de la independencia y, al año siguiente, fundó el Movimiento de Liberación del Sahara, (MLS).

En breve, esta organización clandestina ya tenía cientos de militantes y comenzaba a influir sobre la población saharaui. El MLS liderado por Bassiri promovió la reivindicación pacífica de la independencia y consiguió el apoyo de diversos sectores de la sociedad: obreros, funcionarios de la administración colonial, estudiantes, suboficiales y soldados saharauis encuadrados en el ejército colonial, etc.

La actividad nacionalista comenzó a manifestarse mediante huelgas de trabajadores, movilizaciones estudiantiles por la enseñanza de la lengua árabe y mediante diversos actos de rechazo a la administración española. Muy pronto el servicio de inteligencia colonial detectó la existencia del movimiento por lo que en 1969, el gobernador general del Sahara decretó el toque de queda en todo el territorio. Se sucedieron entonces numerosas detenciones de militantes y simpatizantes del MLS, algunos de los cuales fueron expulsados a los países vecinos.

España frente al problema de la descolonización.

En noviembre de 1960, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 1514 referente al proceso de descolonización de los enclaves coloniales que aún subsistían en el mundo. El Comité Especial encargado de aplicar dicha resolución, elaboró una lista de territorios a ser descolonizados, entre los cuales estaba el Sahara Español.

En 1966, el Comité Especial le solicitó a España la realización de un referéndum para que la población del Sahara pudiera expresarse libremente sobre su futuro político. El gobierno franquista aceptó formalmente la solicitud, pero optó por darle largas al asunto para ganar tiempo y llevar adelante el proceso de transformación de la colonia en una “provincia” de España.

El Comité Especial advirtió la maniobra dilatoria del régimen franquista y renovó sus demandas a favor de la descolonización del Sahara. Como consecuencia, España perdió credibilidad frente a la Asamblea General y esta coyuntura fue aprovechada por el rey de Marruecos, Hassan II para tomar cartas en el asunto, mostrarse públicamente preocupado con el futuro de la colonia española y legitimarse como parte interesada en la cuestión del Sahara.

De este modo, el franquismo desechó una buena oportunidad de proporcionarles a los saharauis un tránsito decoroso hacia su emancipación política. Desgraciadamente, en aquel tiempo la política colonial de España dependía de la voluntad del almirante Carrero Blanco(1) cuyas ideas ultraconservadoras prevalecían sobre los criterios del ministerio de Asuntos Exteriores, más liberales, y proclives a la independencia del pueblo saharaui.

Como las presiones internacionales se hacían sentir sobre el gobierno de Madrid, y en particular sobre la propia colonia, el Gobierno General del Sahara organizó una actividad política en El Aaiún(2) con fines propagandísticos, para mostrarle al mundo que la población saharaui estaba contenta de formar parte del Estado español. Con esa finalidad invitó a numerosos periodistas y observadores extranjeros para que fuesen testigos de la “fiesta” política. Pero también el Movimiento de Liberación del Sahara convocó a sus militantes y simpatizantes a una manifestación paralela para hacer fracasar la maniobra colonialista.




El 17 de junio de 1970 fue el día señalado. Esa mañana, pequeños grupos de saharauis se concentraron frente a la sede de Gobernación, mientras que una multitud cubría una gran explanada, lejos de la reducida concentración oficial. La multitud coreaba consignas independentistas y entonaba cantos patrióticos, inadmisibles para los representantes del régimen franquista. Al atardecer, una compañía de la Legión abrió fuego contra la muchedumbre causando decenas de víctimas entre muertos y heridos.

Esa misma noche se desató una cacería de dirigentes y militantes del MLS; cientos fueron arrestados; algunos desaparecieron, incluído el máximo líder nacionalista, Bassiri. Los sucesos del 17 de junio hicieron que una gran parte de la población saharaui se inclinase por la opción independentista no pacífica dada la imposibilidad de toda otra alternativa no armada.

La reorganización nacionalista.

Por causa de la represión, la militancia nacionalista se dispersó y muchos de sus integrantes se refugiaron en los países vecinos, donde encontraron protección y apoyo de las comunidades saharauis allí establecidas.

En 1971 comenzaron a articularse algunos grupos independentistas en el mismo Sahara Occidental, en la comunidad de inmigrantes saharauis en Marruecos, sobre todo en Tantán, y en la ciudad mauritana de Zuerat. En Rabat surge un núcleo muy activo de estudiantes universitarios —provenientes de Tantán— entre los cuales se destacaba El Uali Mustafá Sayed(3). Este grupo, junto a otros exiliados, dio origen al “Movimiento Embrionario para la Liberación del Sahara” que a lo largo de 1972 promovió encuentros clandestinos entre los diversos agrupamientos saharauis dispersos por Marruecos, Argelia y Mauritania.

A fines de abril de 1973 se inició una conferencia cuyas sesiones se realizaban en forma intermitente y en diversos parajes del desierto para despistar al servicio de inteligencia franquista. Esta conferencia decidió crear una organización político militar para luchar por la independencia. El 10 de mayo de 1973, la conferencia culminó sus actividades fundando el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro – Frente POLISARIO. Brahim Gali fue designado Secretario General.

El Frente POLISARIO: Concepción política y línea de acción.

El Frente POLISARIO es un movimiento de liberación nacional, democrático y anticolonialista que abarca a los sectores y personalidades más progresistas de la sociedad saharaui en las zonas liberadas, los campamentos del exilio o bajo la ocupación marroquí. Sus objetivos principales son la independencia total del Sahara Occidental y la construcción de un Estado moderno. 

Para conocer los propósitos y el perfil político de los fundadores de esta organización, nada mejor que recurrir a los propios documentos del Frente POLISARIO. El manifiesto político fundacional, declaraba: “Una vez comprobado que el colonialismo quiere mantener su dominación sobre nuestro pueblo árabe, intentando aniquilarlo por la ignorancia, la miseria (…). Ante el fracaso de todos los métodos pacíficos utilizados, (…) el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro, nace como la expresión única de las masas, que opta por la violencia revolucionaria y la lucha armada como medio, para que el pueblo saharaui, árabe y africano pueda gozar de su libertad total y enfrentar las maniobras del colonialismo español. 

Parte integrante de la revolución árabe, apoya la lucha de los pueblos contra el colonialismo, el racismo y el imperialismo y condena a éstos por su tendencia a poner a los pueblos árabes bajo su dominación ya sea mediante el colonialismo directo o bien por el bloqueo económico Considera que la cooperación con la Revolución Popular Argelina, constituye un elemento esencial para enfrentar las maniobras urdidas contra el Tercer Mundo. Invitamos a todos los puebl.

¡Con el fusil conquistaremos la libertad!”

El programa del 2do Congreso del Frente POLISARIO, realizado en agosto de 1974, enunciaba los objetivos de la organización a largo plazo. He aquí algunos de ellos:

• Liberar la nación de todas las formas de colonialismo y alcanzar una independencia completa.

• Edificar un régimen republicano nacional con participación activa y efectiva de la población.

• Construir una auténtica unidad nacional.

• Crear una economía nacional basada en el desarrollo agropecuario e industrial, la nacionalización de los recursos mineros y la protección de los recursos marinos.

• Garantizar las libertades fundamentales de los ciudadanos.

• Distribuir de forma justa las riquezas y eliminar el desequilibrio entre el campo y las ciudades.

• Anular toda forma de explotación.

• Garantizar la vivienda a todo el pueblo.

• Restablecer los derechos sociales y políticos de la mujer.

• Establecer la enseñanza gratuita y obligatoria en todos los niveles y para toda la población.

• Combatir las enfermedades, construir hospìtales y ofrecer atención médica gratuita.





La guerra de liberación nacional

El 20 de mayo de 1973, diez días después de su fundación, el F.POLISARIO llevó a cabo su primera acción armada contra el ejército colonial. El ataque fue dirigido por Brahim Gali y tuvo como objetivo un puesto militar en el desierto, marcó el nacimiento del Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) y el inicio de una guerra que en poco tiempo superó la capacidad de control de la administración española. Las acciones del ELPS, muchas de ellas con fines de dar a conocer el problema del sahra Occidental, hicieron crecer el prestigio del F.POLISARIO entre la población civil y los soldados nativos que servían en las filas coloniales. A fines de 1973, el ELPS ya tenía más de cien combatientes y en los años 1974 y 1975 incrementó su actividad, haciendo que el ejército español se replegara gradualmente hacia las principales ciudades costeras.

Durante ese último año, patrullas completas de militares saharauis se pasaron al ELPS, y a medida que avanzaba el año, el Ejército de Liberación fue tomando bajo su control numerosas localidades saharauis aun estando España. Cuando el gobierno franquista entregó el Sahara Español a Marruecos y Mauritania mediante los ilegales Acuerdos tripartitos de Madrid, en noviembre de 1975, las fuerzas nacionalistas saharauis ya controlaban la mayor parte del territorio de la colonia.

Hoy el Frente Popular de Liberación de Saguia El Hamra y Río de Oro continúa dirigiendo la lucha por la plena independencia del Sahara Occidental y es reconocido internacionalmente como el único y legítimo representante del pueblo saharaui. Continúa dirigiendo la construcción del Estado republicano que prometió en su 4to Congreso -Congreso del Martir Sidihaidug-. La República Árabe Saharaui Democrática, hoy reconocida por 82 países del mundo, 28 de los cuales son latinoamericanos.



!Emiliano Gómez, Instituto del Tercer Mundo, Montevideo, Uruguay. Presidente de la Asociación Uruguaya de Amistad con la República Saharaui. Resumen Latino Americano en colaboración con ECS¡

Publicar un comentario

0 Comentarios