El inexorable declive hegemónico de la economía estadounidense.

Madrid, 17 Septiembre de 2019, -(ECSaharaui )



Por H.Mohamed | ECS


Resultado de imagen de trump
Cumbre G20 Osaka  

Al final de la Guerra Fría, la capacidad del Estado y del sistema productivo estadounidenses para imponer su superioridad tecnológica se presentó como una de las principales explicaciones de su "victoria", pero ¿hemos llegado a ese punto crucial en el que en su declive la superpotencia está empezando a dudar de sí misma? 

El rápido ascenso de China como nuevo centro de acumulación de capital le ha llevado a entrar en conflicto creciente con EE UU.



El ascenso de China es el resultado de una combinación de factores desde que optó por producir dentro del capitalismo mundial en los años ochenta. En primer lugar, en contraste con el bloque soviético, China encontró una manera de sacar provecho –en un irónico giro de la historia– de su legado colonial. Gran Bretaña controlaba Hong Kong hasta 1997, Portugal controlaba Macao hasta 1999 y EE UU sigue usando a Taiwán como protectorado.

Estas colonias y protectorados conectaron a China con la economía mundial incluso antes de su pleno ingreso en el sistema mundial. En la era de Mao, Hong Kong proporcionaba aproximadamente un tercio de las divisas extranjeras de China. Sin Hong Kong, China no habría podido importar tanta tecnología. Después del final de la guerra fría, durante el gobierno de Deng Xiaoping, Hong Kong fue muy importante para la modernización de China. Deng utilizó Hong Kong para obtener aún más acceso a divisas extranjeras a fin de importar todo tipo de cosas, incluida la alta tecnología, y aprovechar su mano de obra cualificada, como los profesionales de la gestión empresarial.

China utilizó Macao por primera vez como un lugar ideal para el contrabando de mercancías hacia China continental, aprovechando la notoria relación laxa de la isla con la legalidad. Y luego China usó la Casino City como una plataforma ideal para la importación y exportación de capitales. Taiwán fue muy importante no solo en términos de inversiones de capital, sino que lo más importante a largo plazo fue su transferencia de tecnología, en primer lugar en la industria de semiconductores. Los inversionistas de Hong Kong y Taiwán también fueron una de las razones fundamentales del rápido crecimiento de las provincias chinas de Jiangsu, Fujian y Guangdong.


En segundo lugar, China poseía lo que el revolucionario ruso León Trotsky llamó el “privilegio del atraso histórico”. El Partido Comunista de Mao se aprovechó del pasado precapitalista del país. Heredó un Estado absolutista fuerte que él actualizaría y usaría para su proyecto de desarrollo económico nacional. También se aprovechó de un campesinado precapitalista atomizado, que se había acostumbrado al absolutismo durante dos mil años, para exprimir su trabajo en aras a la llamada acumulación primitiva desde 1949 hasta la década de 1970.

Más tarde, a partir de la década de 1980, el Estado chino reclutó esta fuerza de trabajo del campo y la trasladó a las grandes ciudades para trabajar como mano de obra barata en las zonas de producción para la exportación. Hicieron que casi 300 millones de migrantes rurales trabajaran como esclavos en fábricas en pésimas condiciones. Por lo tanto, el atraso del Estado absolutista de China y las relaciones de clase ofrecieron a la clase dirigente china ventajas para desarrollar tanto el capitalismo estatal como el privado.


La Guerra tecnológica

La Guerra Fría fue escenario de una intensa competencia tecnológica entre dos actores principales, pero también entre dos sistemas competidores de producción científica y tecnológica. Aunque antigua, la relación entre el Pentágono, el sector industrial y el mundo académico continuó después de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en el futuro Silicon Valley, en torno a la industria de los transistores, la Universidad de Stanford y la industria aeroespacial (Programa Apolo). 

Desde mediados de los años 70, John McCarthy participó en la formulación de la Segunda Estrategia de Compensación, una estrategia para “compensar” el poder soviético en términos convencionales y nucleares, basada en particular en la automatización del campo de batalla y la guerra de redes. Las principales líneas de esta estrategia proporcionaron un marco para la Revolución en Asuntos Militares (RMA) de principios de los años noventa, que señalaba la necesidad de integrar más ampliamente las tecnologías de la información, las telecomunicaciones y el espacio en el aparato de defensa: los aviones teledirigidos, las imágenes por satélite, las nanotecnologías, las biotecnologías y la robótica eran las principales tecnologías en cuestión.

A finales de los años 1990-2000 el sector privado se convirtió en el principal “vivero” tecnológico para el DoD, especialmente para DARPA y las agencias de inteligencia. Las tecnologías avanzadas surgieron cada vez más de las empresas digitales que, a su vez, beneficiaron a los militares y a la comunidad de inteligencia. Esta coalición estructural se simbolizó en 1994 con la creación del “Foro de las Tierras Altas” por iniciativa del Secretario de Defensa, William Perry. Esta organización reticular sigue cumpliendo, aún hoy, la función informal de interfase entre lo privado y lo público, lo civil y lo militar, en torno a tecnologías duales.

Entre las empresas que participan en las reuniones del foro se encuentran gigantes como Booz Allen Hamilton, Leidos (anteriormente SAIC), Cisco, eBay, PayPal, IBM, Google, Microsoft, AT&T, o General Electric. En 1999 la combinación de intereses gubernamentales y comerciales se hizo aún más concreta con la creación de In-Q-Tel, un fondo de capital privado fundado y administrado por la CIA. Esta incubadora de empresas financió empresas emergentes como Keyhole (Google Earth), Facebook y Palantir, empresas que, en la década de 2000, se convirtieron rápidamente en más que sustitutos de las agencias de inteligencia en el campo de la lucha contra el terrorismo y la guerra asimétrica.


Mientras China invierte en infraestructura civil y política social, Estados Unidos abandona la suya en favor de las industrias de armamento. Washington despotrica mucho fuera, pero deja que el país se desintegre dentro. El PIB per cápita es enorme, pero el 20 por ciento de la población vive en la pobreza. Los detenidos estadounidenses representan el 25 por ciento de los prisioneros del mundo. El 40 por ciento de la población está afectada por la obesidad. La esperanza de vida de los estadounidenses (79,6 años) es inferior a la de los cubanos (80 años). ¿Cómo puede un pequeño país socialista del Tercer Mundo, bajo embargo, tener algo mejor que una gigantesca potencia capitalista aureolada por su hegemonía global? Parece que en Estados Unidos la salud de la plebe no es la mayor preocupación de las élites.


E.E.U.U. ¿un verdadero genocida?

Durante décadas los neoconservadores y otros “Dr. Folamour“ del Pentágono no sólo han rimado la democracia estadounidense con asesinatos en masa en Vietnam, Laos, Camboya, Corea, Afganistán, Irak, Libia y Siria, sin mencionar los asesinatos orquestados en la sombra por la CIA y sus ramificaciones, desde el exterminio de los indonesios (500.000 muertos) hasta las hazañas de los escuadrones de la muerte guatemaltecos (200.000 muertos) y los baños de sangre llevados a cabo en nombre del imperio por los lobotomizados de la yihad mundial. Los estrategas de la contención del comunismo con golpes de napalm, luego los aprendices del hechicero del caos constructivo importando el terror, de hecho, no sólo prendieron fuego y sangre al planeta.

Marionetas del Estado americano profundo, estos beligerantes que están a la cabeza del Congreso, la Casa Blanca y los “think tanks” neoconservadores también han sumido a la sociedad americana en una depresión interna que apenas queda oculta por el uso frenético de la imprenta de billetes. Si la belicosidad de Estados Unidos es una expresión de su decadencia, también es la causa. Es la expresión de ello cuando, para detener este declive, la brutalidad de las intervenciones militares, el sabotaje económico y las operaciones bajo la falsa bandera son el sello distintivo de su política exterior. Es la causa, cuando la insensata inflación del gasto militar sacrifica el desarrollo de un país donde los ricos se hacen más ricos y los pobres más y más numerosos.


Ante las ambiciones del gigante asiático y el retorno de Rusia al círculo de las grandes potencias, el Pentágono lanzó en 2014 una Tercera Estrategia de Compensación (TOS), cuyo objetivo principal era, y sigue siendo, seguir explotando las tecnologías desarrolladas por el sector privado (principalmente la inteligencia artificial, la robótica y la informática cuántica) para transferirlas al aparato militar, pero esta vez con vistas a un conflicto simétrico.


Balanza del déficit comercial 2017. World Factbook



Si añadimos que el déficit comercial con Europa, México, Canadá y Rusia ha empeorado desde la llegada de Trump, podemos medir las dificultades a las que se enfrenta la disminución de la hiperpotencia. Pero eso no es todo. Además del déficit comercial, el déficit del presupuesto federal también aumentó (779.000 millones de dólares, frente a los 666.000 millones de dólares de 2017). Es cierto que el aumento del gasto militar es impresionante. El presupuesto del Pentágono para 2019 es el más alto de la historia de Estados Unidos: 686.000 millones de dólares. Ese mismo año, China gastó 175.000 millones, con una población cuatro veces superior. No es de extrañar, en estas condiciones, que la deuda federal haya batido un nuevo récord, alcanzando los 22.175 millones de dólares. En cuanto a la deuda privada, la de empresas y particulares, es vertiginosa (73.000 millones de dólares).

El hecho de que el sentido común nunca haya cruzado la mente de un dirigente estadounidense dice mucho sobre la naturaleza del poder en ese país. Es indudablemente difícil para un Estado que representa el 45 por ciento del gasto militar mundial y que cuenta con 725 bases militares en el exterior, donde las industrias armamentísticas controlan el Estado profundo y cuya política exterior ha matado a 20 millones de personas desde 1945, cuestionar su relación patológica con la violencia armada. “La guerra en Vietnam”, dijo Martin Luther King, “es el síntoma de una enfermedad del espíritu americano cuyos pilares son el racismo, el materialismo y el militarismo”.

Es cierto que Estados Unidos se beneficia de un alquiler de situación excepcional. El dólar sigue siendo la moneda de referencia para el comercio internacional y para las reservas de los bancos centrales. Pero este privilegio no es eterno. China y Rusia están sustituyendo sus reservas de dólares por lingotes de oro y una parte cada vez mayor del comercio se denomina ahora en yuanes. Estados Unidos vive a crédito a expensas del resto del mundo, pero ¿por cuánto tiempo? Según el último estudio de la firma de auditoría PwC (“El mundo en 2050: cómo cambiará la economía mundial en los próximos 30 años”), los países emergentes (China, India, Brasil, Indonesia, México, Rusia, Turquía) podrían representar casi el 50 por ciento del PIB mundial en 2050, mientras que la participación de los países del G7 (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Japón) se reduciría al 20 por ciento. La caída del águila está cerca.


Publicar un comentario

0 Comentarios