OPINIÓN | ¿Cuándo llegará la solución?





Barcelona, 05 Agosto 2019. -(ECSaharaui)

OPINIÓN

Por Mah iahdih | Diplomático del Sáhara Occidental, actualmente es el representante saharaui en Catalunya


Mah Iahdih 

El conflicto Saharaui lleva mas de 20 años empantanado en un plan de paz ideado y dirigido por las Naciones Unidas, pero sin rumbo y sin objetivos concretos. Básicamente, por la obstaculización impuesta por el régimen feudal Marroquí y ejecutada por su protector en el Consejo de Seguridad ; Francia.




Este enquistamiento viene dado también porque los organismos internacionales y las potencias que dirigen su política lo consideran un conflicto de baja intensidad; lo que significa que no molesta y que mediaticamente tampoco incordia, no es de los conflictos que venden muertos, hambrunas, migraciones, actos vandálicos o terroristas. A esto hay que sumarle la posición geográfica de Marruecos como vecino de Europa, ubicación que le proporciona una posición privilegiada para presionar y chantajear a la Unión Europea, con asuntos derivados de esa vecindad como; el contrabando de drogas, la inmigración, la pesca, el terrorismo islamista y Ceuta y Melia.

Así es Como un estado como Marruecos muy lejos de los estándares democráticos occidentales, se ha convertido a base de chantaje en socio privilegiado de la Unión Europea y al que esta le consiente el atropello de los derechos humanos en el Sahara y en el propio Marruecos.

Hace algo mas de un año las Naciones Unidas designaron como representante Espacial para el conflicto Saharaui , al ex presidente de Alemania el Sr. Horst Kohler, su pragmatismo imprimió una dinámica esperanzadora a la resolución pacifica del conflicto, en especial después de conseguir sentar en dos ocasiones a las partes alrededor de una mesa de negociaciones, después de mas de seis años de interrupción del proceso negociador directo. Cuando parecía que las cosas se encaminaban hacia un buen puerto, el pasado mes de Junio el Sr. Kohler sorprendió a propios y extraños con su dimisión del cargo de Representante Especial para el Sahara Occidental.




Oficialmente según Naciones Unidas la dimisión se debe a razones de salud, sin embargo varios medios especializados filtraron que el Sr. Kohler dejaba su cargo por las trabas y obstáculos interpuestos por el tándem Francia-Marruecos. En espera del próximo paso que darán las Naciones Unidas, por el momento esta dimisión ha llevado otra vez al conflicto al impasse en el que se encuentra sumido las ultimas dos décadas.

Mientras tanto la situación de la población Saharaui se agrava día tras día, en las Zonas Ocupadas la represión, violación y abuso que cometen las autoridades de ocupación contra la población civil Saharaui se han recrudecido en los últimos meses, hace a penas una semana fue asesinada una joven estudiante y fueron detenidos decenas de jóvenes que protestaban por la critica situación que se vive en el Sahara. El único territorio del planeta vetado a los observadores independientes, en lo que va de año ya han sido expulsados del mismo aeropuerto del Aaiun, capital del Sahara, 28 observadores.

También, preocupa la nueva estrategia escogida por las autoridades Marroquíes en relación con el trafico de drogas, (Marruecos es el primer productor mundial de cannabis y supone el 23% de su PIB), ante el aumento de las medidas de seguridad en el Estrecho de Gibraltar, para combatir el trafico de Drogas, el régimen Marroquí ha desviado gran parte de ese trafico a su frontera del sur, pasando luego por la parte del Sahara que ocupa, convirtiendo a la zona en un polvorín de incalculables dimensiones, ya que este trafico siempre va acompañado por vandalismo, crimen organizado y grupos terroristas.




La situación actual es de las mas explosivas de los últimos años y cualquier chispa puede hacer explotar la frágil tregua existente. Por lo que requiere de una reacción responsable de las Naciones Unidas como encargada de ejecutar el plan de paz y presente en el terreno, imprimiendo otro rumbo al devenir del conflicto, antes de que se agote la ultima oportunidad que queda para la paz.