La implicación directa de Rabat en los atentados terroristas en España, Francia y Bélgica, según institución americana

● Sólo la provincia de Barcelona ya lidera el ranking de detenciones en operaciones contra el terrorismo yihadista de España, con casi un 30% de los arrestos, por encima de Ceuta y Melilla, que ocupan los siguientes puestos en la tabla. La mayor parte de los detenidos responden a un perfil concreto: varón joven de origen o ascendencia marroquí y problemas de desarraigo e integración.




 Madrid, 12 Noviembre de 2019. -(ECSaharaui)

Por H. Mohamed /ECS 


Foto para entender los atentados perpetrados/ECS-credit

Los últimos ataques terroristas perpetrados en España, Francia, Bélgica y Finlandia se han relacionado casi exclusivamente con jóvenes de origen marroquí, lo que despertó la preocupación de que el Reino se haya convertido en un caldo de cultivo para los yihadistas. De los doce presuntos cómplices en los ataques de Barcelona y Cambrils que mataron a quince personas el 17 de agosto de 2017, todos menos uno eran ciudadanos marroquíes o españoles de ascendencia marroquí, y el atípico nació en Melilla, uno de los dos pequeños enclaves de España al norte de Marruecos.

Del mismo modo, de las cinco personas arrestadas por presunta participación en el ataque punzante que mató a dos ciudadanos finlandeses el 18 de agosto de 2017, todas eran de origen marroquí.

Las redes marroquíes también estuvieron implicadas en al menos tres ataques terroristas de alto perfil en toda Europa en los últimos cuatro años, incluido el ataque terrorista de noviembre de 2015 en París, el ataque de marzo de 2016 en Bruselas y el ataque fallido en la Estación Central de Bruselas en mayo de 2017.

En algunos de estos casos, los individuos radicalizados provenían de entornos marginados económica y socialmente, lo que llevó a ciertos analistas a centrarse en los posibles vínculos entre el terrorismo y la integración de los inmigrantes en la sociedad europea. Este parece haber sido el caso en el incidente de Turku en Finlandia, en el que el grupo estaba compuesto por solicitantes de asilo o delincuentes menores en gran parte subempleados, transitorios y sin éxito. Pero en el ataque de Barcelona, ​​la mayoría de los perpetradores estaban relativamente bien integrados en sus comunidades españolas y no sufrieron dificultades económicas demostrables.




Más bien, la ideología parece haber sido el combustible dominante para ese ataque, dado que los terroristas se inspiraron en un imán local nacido en Marruecos que había desarrollado vínculos con el Estado Islámico (IS) mientras mantenía un contacto regular con las autoridades de Rabat y con marroquíes en el extranjero, y también con el CNI, el servicio de inteligencia de España, según informa Washington Insutut

La propaganda del Estado Islámico, incluidos sus sitios web en español y las redes sociales, había intensificado recientemente su enfoque en "Al-Andalus", como los extremistas islámicos llaman a España en referencia a su larga historia bajo varios gobernantes musulmanes (711-1492). Después de los ataques, el Estado Islámico reclamó a los autores como "soldados" y "mujahedin".

Vínculos con detenidos del 11M y prisión en Castellón (España)

EXTREMISMO ISLAMISTA EN MARRUECOS

Si los marroquíes en Europa han atraído una atención creciente por su participación en los ataques terroristas como el de Barcelona, ​​Marruecos mismo ha logrado contener su problema de terrorismo interno en la última década y media. En 2003, en múltiples ataques coordinados contra sitios judíos y europeos, doce atacantes suicidas mataron a treinta y tres personas en Casablanca. Desde entonces, la monarquía ha dedicado considerables recursos para contrarrestar el extremismo en el país, implementando una combinación de medidas de seguridad robustas, a veces controvertidas, e iniciativas educativas destinadas a rechazar el terrorismo.

En el frente de seguridad, una ley antiterrorista de 2003 aprobada a raíz de los atentados de Casablanca expandió significativamente los dispositivos de seguridad del estado y de recopilación de inteligencia interna, todos los cuales operan bajo la supervisión directa del Palacio Real marroquí. (Los asuntos ajenos a la política exterior, la seguridad y los ámbitos religiosos generalmente se dejan a una legislatura elegida popularmente, cuyo elemento más importante es el Partido Justicia y Desarrollo, un partido moderadamente islamista que promete lealtad a la monarquía).

La ley de 2003 recibió críticas de grupos de derechos humanos por ampliar la definición de terrorismo para incluir todas las acciones consideradas una amenaza para el orden público, imponer la pena de muerte para los terroristas condenados y aumentar a diez el número de días durante los cuales los funcionarios de seguridad pueden detener a un sospechoso de terrorismo antes de proporcionar acceso a un abogado.

De hecho, según estimaciones no oficiales de expertos occidentales, entre 2012 y 2014, unos 1.122 marroquíes abandonaron el Reino para unirse al EI en Siria e Irak, y se cree que otros 300 se unieron a la autoproclamada organización del grupo yihadista en Libia. Tratando de frenar la ola exterior de estos combatientes, el gobierno en 2014 modificó la ley antiterrorista para imponer multas de hasta 500,000 dirhams marroquíes ($ 60,000) y penas de prisión de cinco a quince años para los ciudadanos que pretenden unirse a organizaciones armadas dentro del reino o en el extranjeros. Aún así, las estimaciones recientes de marroquíes que luchan con el ISIS rondan los 1.500 y saltan a 2.500 cuando representan a los europeos de origen marroquí.




Irónicamente, en los meses previos a los incidentes de Barcelona y Turku, la presencia de la policía marroquí en la región costera del norte se reforzó visiblemente, no tanto para detener a los terroristas sino para monitorear la actividad de protesta política centrada en la ciudad portuaria de Al-Hoceima. Tales pasos son generalmente efectivos en Marruecos, aunque naturalmente no son infalibles. El imán terrorista Essati aparentemente viajó de ida y vuelta entre España y Marruecos sin obstáculos, y si las autoridades marroquíes hubieran advertido a sus homólogos españoles sobre él, podrían evitar tal barbaridad.

El salafismo en sí mismo es tolerado en el Reino siempre que no promueva la violencia o rechace el marco monárquico, y en los últimos años a los clérigos salafistas encarcelados tras el ataque de Casablanca en 2003 se les concedió la amnistía a cambio de suavizar su discurso público y desautorizar a los grupos yihadistas como IS y al-Qaeda en el Magreb Islámico.

Quedan por verse los efectos a largo plazo de tales medidas, pero la participación sustancial de los yihadistas con vínculos marroquíes en los ataques terroristas europeos sugiere que las políticas que fomentan la relativa estabilidad en el país no han socavado suficientemente las fuentes ideológicas de extremismo para los ciudadanos marroquíes que viven en el extranjero. Aún así, el reino parece tener la intención de continuar posicionándose como un modelo regional de reforma religiosa.

MARROQUÍES EN EUROPA

La diáspora marroquí en Europa es extensa, con varios millones, en comparación con una población de alrededor de 36 millones en su país de origen; pero cifras precisas, o incluso definiciones de marroquíes por estado migratorio, varían considerablemente. La mayoría vive en países francófonos como Francia o Bélgica, con comunidades dispersas en otras partes del continente. La gran mayoría son inmigrantes asentados, respetuosos de la ley, empleados y oficiales.

España es un caso especial debido a su proximidad geográfica con Marruecos y su condición de otra antigua potencia colonial del Sáhara Occidental, además de Francia, que controla el tercio norte del país bajo un protectorado durante gran parte de la primera mitad del siglo XX. Tánger está a solo media hora en ferry desde los puertos españoles de Tarifa, Cádiz o Algeciras, y un boleto de ida cuesta menos de $ 50. Muchos marroquíes en esa región costera del norte también hablan al menos español básico, además de francés y árabe, y a veces también Tamazight, el dialecto bereber del norte. De una población española total de aproximadamente 32 millones, casi 800,000 son inmigrantes marroquíes de primera o segunda generación registrados. Alrededor de una cuarta parte de ellos residen en Cataluña, principalmente en o cerca de Barcelona. Se desconoce el número de inmigrantes marroquíes ilegales adicionales en España.

Un aspecto inusual de la diáspora marroquí es su conectividad institucional comparativamente estrecha. Por ejemplo, un Consejo Europeo de Ulema marroquí (clérigos islámicos) trabaja para coordinar la comunicación, la caridad y otros aspectos de la vida comunitaria. Y el propio Reino mantiene un interés relativamente fuerte en los marroquíes en el extranjero. A finales de julio de 2017, por citar solo una instancia, el prestigioso festival cultural Asilah organizó una conferencia de tres días sobre "Musulmanes en Occidente", con presentaciones de varios jóvenes imanes europeos de origen marroquí, así como expertos de Estados Unidos y Argentina.




Teniendo en cuenta estos antecedentes, la reciente prominencia de los expatriados marroquíes en el terrorismo yihadista parece reflejar no la prevalencia del extremismo fundamentalista en su país de origen, sino todo lo contrario: Marruecos sigue siendo relativamente inhóspito para tal violencia por una combinación de razones culturales y de seguridad. Como resultado, la pequeña proporción de marroquíes inclinados en esa dirección evidentemente ha buscado refugio en el extranjero; otros pueden haberse radicalizado en sus hogares europeos adoptados, en lugar de importar la ideología de Marruecos.

LECCIONES PARA LA POLÍTICA DE ESTADOS UNIDOS

Del análisis anterior surgen dos sugerencias generales con respecto a la participación de los marroquíes en el terrorismo en el extranjero. Primero, Estados Unidos debería alentar una cooperación de inteligencia y seguridad aún más estrecha entre Marruecos y todos los aliados europeos de Washington. En segundo lugar, los expertos estadounidenses, europeos y marroquíes deberían tratar de extraer lecciones del éxito general de Marruecos en la prevención del terrorismo yihadista en el país. Por ejemplo, en la medida en que los esfuerzos de Marruecos para reclutar a antiguos yihadistas salafistas para contrarrestar las ideologías extremistas ha reducido el atractivo del islamismo violento en el país, la experiencia del reino puede ofrecer posibles antídotos contra el extremismo exportable más allá de las fronteras de Marruecos.

Publicar un comentario

0 Comentarios