¿Habrá una solución final para los saharauis que ponga fin a la represión marroquí en el Sáhara Occidental?

Madrid,  12 Septiembre de 2019. -(ECSaharaui)




Por Lehbib Abdelhay/ECS actualización 


Foto de Facebook/ foto de Babah Ahmed Zain


Durante más de 40 años, más de 174,000 saharauis malviven en campos de refugiados mientras la otra mitad está obligada a vivir bajo ocupación en su propia tierra. ¿Cuándo llegará su libertad? ¿Cuánto tiempo más deben soportar mientras el mundo hace la vista gorda?




Puede o no saber quiénes son los saharauis. Bueno, eso es porque, desde 1991, han sido olvidados por el resto del mundo.

¿Quiénes son los saharauis?

Los saharauis son los habitantes autóctonos del Sáhara Occidental, también conocida comúnmente como la "Última Colonia en África". Suman aproximadamente 600, 000 de habitantes.

El Sáhara Occidental es una región situada en la costa atlántica del norte de África occidental que limita con Marruecos, Argelia y Mauritania. Fue colonizado por España en 1884 y siguió siendo parte del Reino español durante más de cien años. Es una región árida donde menos de la quinta parte del territorio se usa para la agricultura. El Sáhara Occidental alberga grandes reservas de fosfato y mineral de hierro y se cree también que tiene depósitos de petróleo en alta mar sin explotar.

La lucha por la independencia del Sáhara Occidental y las partes involucradas



El Sáhara Occidental es un conflicto antiguo que solo se puede comparar con el de Palestina.

La lucha, de 40 años, por la independencia Sáhara Occidental involucra predominantemente a dos partidos: Marruecos por un lado y el Frente Popular para la Liberación de Saguia el-Hamra y Río de Oro (Frente Polisario) por el otro. El Frente Polisario es un movimiento saharaui fundado en 1973 para lograr la independencia de la antigua colonia española.

En 1975, Marruecos anexó gran parte del Sáhara Occidental organizando la Marcha Verde, una procesión pacífica - militar de 350,000 marroquíes que entraron ilegalmente en la región y la reclamaron como propia.





Posteriormente, España transfirió el control de la región a Marruecos y Mauritania a pesar de un fallo de la Corte Mundial que respaldó el derecho de los saharauis a la libre determinación. Marruecos ocupó los dos tercios del norte del territorio y, en consecuencia, control sobre los fosfatos, mientras que Mauritania ocupó la parte sur (La pesca y la agricultura).

Agraviado por el resultado, el Frente Polisario (...) lanzó una lucha de guerrillas contra la ocupación marroquí- mauritana de su territorio. En 1976, el Frente Polisario proclama en el exilio la República Árabe Sahariana Democrática (un gobierno reconocido por unos 80 países actualmente).

Mauritania se retiró de los combates y firmó un acuerdo de paz con el Frente Polisario en 1979, pero en respuesta Marruecos anexó de inmediato la porción que ocupaba Mauritania. Marruecos fortificó el triángulo vital formado por las minas de Bu Craa, El Aaiún y Smara, mientras que las guerrillas del Frente Polisario continuaron sus incursiones.

Durante la guerra, Mauritania renunció a su reclamo sobre la región y las autoridades marroquíes construyeron gradualmente un muro a través del territorio, anexando dos tercios del país y dejando una peligrosa tierra de nadie (desmilitarizada) entre los dos que ahora está patrullada por una fuerza de monitoreo de la ONU.

El alto el fuego de 1991 y los efectos resultantes

El conflicto subsistió hasta que se negoció una propuesta de paz de las Naciones Unidas (ONU) en 1988 y se acordó un alto el fuego en 1991. La propuesta de paz, que especificó un referéndum para los saharauis bajo el liderazgo del Frente Polisario o para que el territorio saharaui se integre en Marruecos, fue aceptado tanto por Marruecos como por el Frente Polisario.

Sin embargo, se observa que desde el alto el fuego en 1991, miles de saharauis han sido desplazados a campos de refugiados en el sur de Argelia, donde permanecen hasta el día de hoy. Mientras que la Agencia de Refugiados de la ONU estima que 173,600 personas viven en estos campos.

Violaciones de derechos humanos

La defensora sudafricana de los derechos humanos, Catherine Constantinides, considera que los saharauis siguen siendo violados sus derechos fundamentales diariamente por la injusticia que tiene lugar en la parte ocupada. La miss sudafricana argumenta que la UE y la participación corporativa de las multinacionales que continúan comerciando y haciendo negocios "ilegalmente" con Marruecos en el territorio saharaui, son parte del problema.

Según Constantinides:

"Uno de los casos más recientes son las compañías de fertilizantes con sede en Nueva Zelanda que continúan comerciando con Marruecos. Están importando la roca de fosfato del Sáhara Occidental, también llamada "fosfatos de sangre" por el pueblo saharaui. El comercio de este recurso natural, así como la pesca, continúa alimentando y financiando la ocupación ilegal y la opresión del pueblo saharaui ", dijo la activista.




A pesar de más de 100 resoluciones de la ONU que exigen que se respete el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, el conflicto y la ocupación persisten sin una solución amigable a la vista.

En diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que Marruecos y el Sáhara Occidental son dos territorios "separados y distintos", y dictaminó que los acuerdos comerciales [entre la UE y Marruecos] no son aplicables al territorio del Sáhara Occidental. Sin embargo, solo en los últimos años, Marruecos ha facturó alrededor de US $ 200 millones anuales de la exportación de minerales desde el territorio.

¿Por qué Marruecos no abandona el Sáhara Occidental?

Constantinides señala que la razón se reduce esencialmente a los recursos naturales. Como se indicó anteriormente, el Sáhara Occidental es rico en fosfatos y otros depósitos minerales. Dicho esto, no es difícil ver por qué Marruecos continúa manteniendo su ocupación de la región. Después de todo, es una de las razones principales por las que los europeos se dispusieron a dividir y colonizar a África.

De acuerdo con Western Sahara Resource Watch (WSRW):

El Estado marroquí explota masivamente la mina que controla en el territorio ocupado. La matemática es fácil: multiplique el volumen exportado por el precio internacional del fosfato. El valor del fosfato exportado se ha mantenido estable en alrededor de US $ 200 millones al año. Esto es en comparación con el valor de la ayuda humanitaria anual a los campamentos de refugiados saharauis, que se asciende aproximadamente a 30 millones de euros anuales".

Según Constantinides, los recursos naturales deberían ser utilizados por el pueblo saharaui para construir y desarrollar su propia economía, permitiéndoles apropiarse de su propio desarrollo y futuro. Ella sostiene que los saharauis deben administrar y tener el derecho de comerciar, invertir, aprovechar y desarrollarse como mejor les parezca.

La Defensora de los Derechos Humanos argumenta además que la explotación de los fosfatos del Sahara Occidental por parte de los marroquíes y otras partes privará económicamente de sus derechos a los saharauis cuando finalmente se den cuenta de su derecho a la libre determinación. Cuando llegue ese momento, señala, no habrá más fosfato en la mina, ya que Marruecos habrá vendido todos los fosfatos de alta calidad.

Según el Dr. Mohamed Sidati, Ministro para Europa de la República Árabe Saharaui Democrática:

Los beneficios del comercio de la UE no se extienden a los más de 174,000 saharauis exiliados en campos de refugiados, y aquellos que viven bajo ocupación en su propia tierra. Marruecos no tiene derecho a negociar acuerdos en nombre del pueblo saharaui, del mismo modo que Israel no tiene derecho a negociar en nombre del pueblo palestino".

Curiosamente, Marruecos es uno de los proveedores de fosfatos más grandes del mundo que controla al menos el 71% de las reservas mundiales de fosfato. Esta gran reserva está compuesta por sus propias reservas de rocas folclóricas y las del Sáhara Occidental.

WSRW rastrea todos los tráficos de envío en las aguas del Sáhara Occidental a diario y publica periódicamente informes sobre las exportaciones marroquíes desde el territorio ocupado. Para el año 2017, el volumen total exportado de esta roca preciosa se estimó en alrededor de 1,6 millones de toneladas.

Lo que piensa el resto de África





Dentro de África, según el Frente Polisario, se dice que la independencia del Sáhara Occidental, o lo que se conoce como la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), es ampliamente reconocida. El estado es reconocido por los miembros de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) liderados por Sudáfrica y Namibia. Nigeria y la Unión Africana también apoyan a los saharauis exigiendo el fin de la descolonización de la última colonia africana.

La posición de la UA siempre ha sido polémica para Marruecos, que se retiró de su predecesor OUA, la Organización de la Unidad Africana en 1984, por el conflicto del Sáhara Occidental. Hace dos años, se reincorporó a la UA luego de una ausencia de 33 años del bloque regional. La cuestión del Sáhara Occidental sigue siendo un tema de disputa entre Marruecos y algunos miembros de la UA.

Algunos académicos han sostenido que, aunque no imaginan que el Sáhara Occidental logre la independencia total de Marruecos, sostienen que, como mínimo, los saharauis deberían tener el derecho de decidir sobre su futuro.

Publicar un comentario

0 Comentarios