Francia logra poner en marcha una guerra en el Sahel

Madrid, 16 Agosto de 2019. -(ECSaharaui)



Por Salem Mohamed/ECS 



Occidente, principalmente Francia, logra poner en marcha una guerra entre movimientos de Azawad (CMA) y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Pese a la intervención francesa y pese a los acuerdos de paz, una guerra de baja escala, junto con acciones terroristas de importancia, continúan sacudiendo a Mali, la ex colonia francesa en la región subsahariana del Sahel.



El último hecho de guerra fue un ataque contra una aldea en el convulsionado norte del país que costó la vida de más de 200 personas civiles.

Los combatientes de la Coordinación de los movimientos de Azawad (CMA, que está en el proceso de paz) gritaron venganza. Venganza contra los islamistas armados contra Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), autor de muchos de los asesinatos entre la población civil en el norte del país.

Se trata de una posición del Movimiento Nacional de Azawad (MNLA), un componente de la rebelión se reunió en la coordinación de los movimientos del Azawad (CMA), que fue atacado en Kidal, cerca la frontera con Argelia. Un ataque con armas pesadas, según varias fuentes. Los atacantes se llaman "terroristas" por parte de los grupos rebeldes. "Los terroristas" es el término por el que se designa en el norte de Malí islamistas armados.



En el año 2015, algunos grupos islámistas habían condenado públicamente la firma del Acuerdo de Argel por los movimientos armados del norte de Malí. ¿Fue la causa del ataque mortal? Por ahora, nadie confirma, sin lisiado.

Recientemente, los islamistas armados son cada vez más presentes y cada vez más visibles en el norte de Malí. En la nariz y la barba de fuerzas de la ONU, viajan y que incluso distribuir folletos en ciertas reuniones intercomunitarias.

Malí ha sufrido otro ataque, esta vez contra fuerzas de paz, al norte del país, donde murió miembros de las fuerzas de paz de la ONU.

Desde hace 5 años, para detener la actividad terrorista, Francia ha desplegado la mayor operación militar en África, llamada "Barkhane", que cuenta con una plantilla de 3.000 soldados y un fuerte despliegue de materiales militares: 20 helicópteros, 200 vehículos blindados, 6 aviones de combate, cinco aviones y 12 aviones de transporte. Junto a Francia está también España, Estados Unidos y otros países europeos.



Todo comenzó tras la caída del líder libio Muammar Gaddafi en concreto Francia inició su misión el 1 de agosto de 2014, en asociación con los países del G5 Sahel: Mauritania, Malí, Níger, Chad y Burkina Faso, todos estos países, según los inquilinos del Elíseo, están en riesgo de ataques, que se reunieron en febrero de 2014 para coordinar los esfuerzos de seguridad y la lucha contra el terrorismo.

La misión francesa aspira oficialmente a "apoyar a las fuerzas armadas de los países socios en sus esfuerzos para luchar contra los grupos armados y terroristas y para evitar que la reconstitución", como se indica en el sitio web oficial de las fuerzas armadas francesas. La misión, que comenzó a principios de 2012 y llamó Serval, tuvo el mérito de ayudar al ejército maliense para liberar a la región en el norte, que se había rebelado y había sido presa fácil de diversas tendencias terroristas.

Hoy en día el norte de Malí continúa siendo afectado por las incursiones esporádicas de grupos yihadistas y la región es cada vez más sujeta a los ataques terroristas.

Estos grupos pertenecen a la rama de Al Qaeda que lleva una década aterrorizando la región. En 2012, debido a la confusión tras laribellisone de Tuareg, que han controlado varias ciudades, pero pronto se encontraron en guerra con su antiguo aliado el 'MNLA (Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad) que, con el apoyo de la población local, trató de recuperar el control de algunos territorios e inició conversaciones de paz con el gobierno central de Mali.

Esto no ha impedido que Malí se convierte en una constelación de diversos grupos terroristas, así como instalar sus bases, están creando y alimentando el tráfico de drogas pricipalmente procedente de Marruecos, país que no comparta fronteras con Mali, pero a través de sus hombres de campo, pudo suministrar armas y seres humanos para unirse a las filas terroristas.

Se han convertido en actores importantes de la guerra civil en Malí. Los dos grupos principales de origen salafista radical que crecen en el país subsahariano son: Ansar Dine (Defensores del Islam) vinculados a 'AQMI, El Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), y el Mujao (Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental), este último grupo terrorista está bajo paraguas del servicio secreto marroquí.



Publicar un comentario

0 Comentarios