Exteriores remitió a la abogada Cristina Martínez, que fue expulsada por Marruecos de El Aaiún, a un consulado argelino

  • Pidió mediación y protección ante Marruecos y fue dirigida al Consulado General en Orán, en Argelia

  • La Subdirección General de Protección y Asistencia Consular lamentó “el incidente” que supuso la expulsión de la abogada madrileña.

Madrid, 18 Agosto de 2019. -(ECSaharaui)

Por Alfonso Lafarga.-   Contramutis



El Ministerio de Asuntos Exteriores remitió al consulado de Orán, en Argelia, a la abogada Cristina Martínez Benítez de Lugo cuando solicitó protección y asesoramiento tras ser expulsada del Sáhara Occidental por las autoridades marroquíes el pasado 6 de agosto.

La letrada madrileña viajó a El Aaiún para asistir como observadora a un juicio contra 8 jóvenes saharauis y un marroquí detenidos después de las manifestaciones del 19 de julio por la victoria de Argelia en la Copa Africana de fútbol, en las que murió la joven saharaui de 23 años Sabah Mint Ozman, atropellada intencionadamente con un vehículo de las fuerzas auxiliares marroquíes, según testigos presenciales.




Cristina Martínez, que no pudo hablar con representantes consulares españoles en Marruecos desde El Aaiún, lo hizo al llegar a Casablanca, y el funcionario al que contó la expulsión y la retención de su pasaporte califico de “normal” lo que había pasado y dijo que no podían hacer nada.

Una vez en Madrid, la abogada pidió ser recibida por alguien del Ministerio de Asuntos Exteriores y al no conseguirlo se dirigió por correo, el 13 de agosto, a la Subdirección General de Protección y Asistencia Consular, solicitando su mediación y protección para no tener problemas ante un próximo viaje a El Aaiún y no ser privada de su libertad de circulación ni de su pasaporte.

Cristina Martínez relató así lo ocurrido cuando intento acceder a la capital del Sáhara Occidental: “Al llegar a El Aaiún, me mandaron al control de pasaportes donde me preguntaron el motivo de mi viaje. Al decir que iba a acudir a un juicio me pidieron una acreditación. Se la di. Me hicieron esperar, aparecieron unos policías de paisano y me empezaron a chillar diciendo que España y Marruecos tenían convenios de ayuda judicial y que yo no pintaba nada allí y que me tenía que dar media vuelta. Intenté llamar al consulado en Rabat, que no contestaba. Me dijeron que el cónsul no tenía nada que ver. Que estábamos en Marruecos –lo quisiéramos o no- y que Marruecos es un país soberano. Todos sabemos que no estábamos en Marruecos sino en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, territorios cuya administración de iure corresponde a España”.




“Si me expulsan de un territorio, tengo derecho a llamar a mi consulado y que este me ayude, y más tratándose de este territorio en cuestión. No me dieron tiempo. No se identificaron los que me expulsaron, no hubo ningún tipo de diálogo, ni me entregaron ningún atestado de lo que estaba sucediendo. Así que me dieron una tarjeta de embarque y me hicieron montar en el avión de vuelta que salía en ese momento”.

En Casablanca la abogada habló dos veces con el consulado y la respuesta fue que no podían hacer nada. “No vi un asomo de preocupación en mi interlocutor. Lo que a mí me parecía una vulneración de mis derechos a él no le preocupó”, afirmó.

El 14 de agosto la Subdirección General de Protección y Asistencia Consular remitió una escueta contestación a Cristina Martínez: lamentaron “el incidente” ocurrido durante su viaje y dijeron que habían dado traslado de su “consulta” al consulado General de España en Orán (Argelia), “para que contacten con Ud. y le informen sobre cómo proceder en este caso”, a la vez que incluían el correo electrónico del consulado.




Ese mismo día la letrada mostró a la Subdirección General su extrañeza por ser remitida a un consulado en Argelia cuando se trata de los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos, cuyas autoridades fueron quienes la expulsaron.

Publicar un comentario

0 Comentarios