Brahim Gali, entre la diplomacia y la vuelta a las armas



Madrid, 16 Agosto de 2019. -(ECSaharaui)

Por Lehbib Abdelhay y Salem Mohamed/ECS




Brahim Gali es el líder del Frente Polisario, después de que fue el único candidato a suceder al fallecido Mohamed Abdelaziz, su antecesor en el cargo y que murió a finales del pasado mes de mayo de 2016 tras una larga vida de lucha por la libertad del pueblo saharaui.

Gali, es un histórico líder saharaui fundador del Frente Polisario, obtuvo en el último Congreso celebrado a principios de julio de 2016 el 93,19% de los votos emitidos por los 2.470 congresistas en el campo de refugiados de Dajla, situado en las proximidades de la ciudad argelina de Tinduf.

Desde que subió al poder, Gali se mueve entre el trabajo diplomático para lograr la celebración de un referéndum para el Sáhara Occidental, según lo establecido en la Resolución 690 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en 1991, o la vuelta al enfrentamiento armado con Marruecos.

Gali fue representante del Frente Polisario en España y posteriormente en Argelia. Como uno de los fundadores del Frente Polisario, se erigió en Ministro de Defensa en el primer gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática, proclamada a finales de febrero de 1976 y dirigió el que era el Ministerio de la guerra. Durante esos 16 años, dirigió con éxito estratégico y mano de hierro la guerra de guerrillas contra Mauritania y Marruecos, potencias ocupantes de la zona tras la famosa "Marcha Verde" en 1975 y los Acuerdos de Madrid''.




Mauritania firmó la paz con el Polisario en 1979 y la contienda siguió con Marruecos hasta 1991, momento de la Resolución 690 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Esta resolución culminaba tres años de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos para llegar a un acuerdo sobre la celebración de un referéndum de autodeterminación en la antigua colonia española. Se llegó a crear la Misión de las Naciones Unidas para el referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), pero nunca llegan a celebrar dicho referéndum que fue la única garantía para el cese de las hostilidades.

Gali tomó el mando de la organización saharaui justo cuando Marruecos había expulsado de El Aaiún ocupado en 2016 a 73 miembros civiles de la MINURSO. Esta misión ya regresó al territorio unos meses después. En este contexto no son pocos los jóvenes, principalmente, los que recuerdan que Gali es del núcleo duro y partidario de volver a tomar las armas contra Marruecos.

El Frente Polisario celebrará en los próximos meses su XV congreso ordinario, que será crucial para el futuro del movimiento de independencia saharaui, único representante legítimo del pueblo del Sáhara Occidental, en el que la misma vieja guardia se postula frente a las nuevas generaciones.




Gali, actual secretario general del Frente Polisario, es el candidato que parte con más opciones para seguir con el puesto de Secretario General y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

El XV Congreso se celebra en una coyuntura política muy difícil para la causa saharaui, quien está marcada por los conflictos regionales, el estancamiento de la cuestión por el bloqueo marroquí para negociar una solución que prevea la libre determinación del pueblo saharaui y la difícil situación económica que sufren los saharauis en los campamentos de refugiados, así como el descontento entre los jóvenes saharauis, todos estos factores empujan hacia determinarse por el conflicto bélico como la única salida.

Además del callejón sin salida actual en el que se encuentra el problema saharaui, los saharauis tienen otro motivo de queja. La vida ha empeorado en los campamentos a causa de la reducción de la ayuda humanitaria por "la crisis mundial".

Estos vetos que sufre el pueblo saharaui han dado pie a la aparición de otros medios tanto legales como ilegítimos en donde poder obtener algún tipo de ingreso, ejemplo de ello es la venta de autómoviles, tráfico de sustancias, tabaco y de combustible.

Entre las batallas llevadas a cabo en estas fechas por el Frente POLISARIO, pues siguen consignas que se exigieron desde la firma del alto el fuego en 1991; las presiones a Marruecos para que respete la voluntad internacional y acepte la organización del referéndum de autodeterminación, condena a las violaciones de los DD.HH en las Zonas Ocupadas y el cese del saqueo de los recursos naturales, entre otras cosas...etc. El Sáhara Occidental ahora no cuenta con un Enviado especial del secretario general de la ONU para la mediación en el conflicto, un puesto que la misma ONU adquirió a partir de 1998 pero nunca condujo a una solución ya que todas las propuestas fueron vetadas por Francia.

La sensación general entre los saharauis es que Brahim Gali, apuesta por la vía pacífica, al igual que su antecesor, para conseguir la independencia de la última colonia en África.

Publicar un comentario

0 Comentarios