Amnistía Internacional pide investigar el asesinato de una joven saharaui a manos de la Policía marroquí

Madrid, 01 Agosto de 2019. -(ECSaharaui)




Por Salem Mohamed/ECS. 


Resultado de imagen de Morocco/Western Sahara: Investigate brutal crackdown on Sahrawi protesters

"Las autoridades marroquíes deben investigar de manera imparcial y efectiva el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes saharauis en El Aaiún que celebraban la victoria de Argelia en la Copa Africana de Naciones el pasado 19 de julio", dijo hoy Amnistía Internacional en un comunicado.

"La organización ha documentado imágenes y videos y ha reunido testimonios de testigos que indican que las fuerzas de seguridad, que estuvieron muy presentes en las calles y en los cafés durante el partido de fútbol, ​​usaron fuerza excesiva, arrojando piedras para dispersar a la multitud de manifestantes y desencadenando enfrentamientos", aseguró AI.

Según dos testigos presenciales; Una mujer de 24 años llamada Sabah Njourni, fue asesinada después de que dos coches de la fuerza auxiliar marroquí la atropellaran.




"Existe evidencia clara que sugiere que la respuesta inicial de las fuerzas de seguridad marroquíes a las protestas saharauis, que comenzaron pacíficamente, fue excesiva y provocó enfrentamientos violentos que podrían y deberían haberse evitado", recalca.

"Las autoridades deben investigar de manera imparcial y efectiva los ataques contra los manifestantes saharauis y llevar ante la justicia a cualquier persona sospechosa de ser responsable a juicio justo”, dijo Magdalena Mughrabi, directora adjunta de Medio Oriente y África del Norte de Amnistía Internacional.

Los enfrentamientos entre los manifestantes saharauis y las fuerzas de ocupación marroquíes estallaron poco después de que los saharauis tomaran las calles en El Aaiún agitando banderas argelinas y saharauis, cantando consignas para celebrar la victoria de Argelia y pidiendo la autodeterminación del pueblo saharaui. Testimonios de testigos y vídeos grabados muestran que las fuerzas marroquíes intervinieron arrojando piedras, usando balas de goma y rociando gases lacrimógenos y agua para dispersar a los manifestantes. Los manifestantes respondieron arrojando piedras a la policía.

Según los activistas saharauis, afirman que decenas de manifestantes, fanáticos del fútbol y espectadores resultaron heridos. Algunos declararon que hasta 80 personas pueden haber resultado heridas, pero el número exacto sigue sin estar claro, ya que muchos no fueron al hospital para recibir tratamiento por temor a sufrir represalias.




En un video analizado por Amnistía Internacional, muestra un oficial de la Policía marroquí prepararse para descargar su arma de fuego, y parece disparar su arma de mano contra la multitud. Los Principios básicos de las Naciones Unidas sobre el uso de la fuerza y ​​las armas de fuego por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley establecen que las fuerzas de seguridad deben agotar todos los medios no violentos antes de recurrir a la fuerza.

Estos principios también estipulan que las autoridades ejercen moderación y solo recurren al uso de armas de fuego para protegerse contra la amenaza inminente de muerte o lesiones graves.

Testigos presenciales también dijeron que las fuerzas auxiliares marroquíes comenzaron a perseguir a los partidarios con vehículos policiales y atropellaron al menos a tres personas, según testimonios.

Al menos dos personas que presenciaron la muerte de Sabah Njourni dijeron que fue atropellada por dos vehículos de la fuerza auxiliar que se apresuraron hacia ella y no se detuvieron para salvarla o llamar a la ambulancia. Las imágenes satelitales analizadas por Amnistía Internacional y referencias cruzadas a videos filmados en el momento en que fue atropellada por vehículos de seguridad muestran que estaba en o cerca de un paso de peatones.




“El asesinato de Sabah Njourni parece ser el resultado directo de la falta de moderación de la policía. Es vital que la investigación de las autoridades marroquíes hayan anunciado que la muerte sea exhaustiva, imparcial y efectiva y que sus conclusiones se hagan públicas. Cualquier miembro de las fuerzas de seguridad que se considere responsable de su muerte debe ser llevado ante la justicia ”, dijo Magdalena Mughrabi.

Uno de los dos testigos presenciales, un activista saharaui, que no quería ser identificado por razones de seguridad, relató el momento en que Sabah Njourni fue atropellada por los automóviles de las fuerzas de seguridad:

"Si hubiesen querido reducir la velocidad podrían haberlo hecho, la calle estaba vacía", dijo el activista. "La joven corría desde otra calle, estaba en el paso de cebra, pero estos dos autos de las fuerzas auxiliares conducían a una velocidad loca: es una zona residencial, por lo que no deberían conducir tan rápido".

El activista describió cómo el primer automóvil golpeó a Sabah Njourni, arrojándola al aire y el segundo automóvil la atropelló nuevamente. Sabah Njourni murió poco después de llegar al hospital. El activista también dijo que otro manifestante que había sido atropellado por un automóvil no había visitado el hospital por temor a represalias por parte de las autoridades.

Otro activista dijo a Amnistía Internacional que habían presenciado un incidente separado en el que un automóvil de las fuerzas auxiliares atropelló a un manifestante saharaui que resultó gravemente herido a nivel de la pierna y el hombro. La víctima no quería ser identificada por temor a represalias.




Un tercer testigo describió a Amnistía Internacional cómo había sido atropellado por un automóvil policial que zigzagueaba y avanzaba a toda velocidad hacia él. También dijo que los vehículos de las fuerzas auxiliares circulaban por las aceras y contra la dirección del tráfico en un intento de intimidar y hostigar a las personas.

Según los activistas, al menos 13 personas fueron arrestadas durante las protestas: nueve adultos y cuatro adolescentes de edades comprendidas entre 14 y 17. Los nueve adultos han sido acusados ​​de vandalismo, uso de la fuerza, obstrucción del tráfico en una vía pública, acoso e insultos a autoridades, así como derramamiento de sangre premeditado.

Las autoridades de ocupación marroquíes, continúan imponiendo restricciones arbitrarias a los derechos de los saharauis a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación. Las fuerzas de seguridad marroquíes han utilizado la fuerza excesiva para dispersar manifestaciones pacíficas y los activistas saharauis se han enfrentado al hostigamiento, la intimidación y el enjuiciamiento únicamente por expresar pacíficamente sus opiniones y ejercer sus otros derechos humanos.