Recrudece la represión marroquí contra el pueblo saharaui

Buenos Aires, 29 Julio de 2019. -(ECSaharaui)

Por German Romano/Virginia Bolten


Manifestación saharaui


Días atrás las fuerzas represivas del Reino de Marruecos asesinaron a la joven saharaui Sabah Azman Hamida. Esto fue en el marco de masivas manifestaciones en territorios saharauis ocupados por Marruecos, donde se celebraba el triunfo de Argelia en la copa africana de fútbol masculino. Durante los festejos pacíficos las personas también solicitaban el fin de la ocupación.




La Comisión Nacional Saharaui de Derechos Humanos (CONASADH) realizó un comunicado donde detalló la represión sucedida durante los festejos y el recrudecimiento de la situación en territorios ocupados. También solicitaron una investigación sobre la muerte de Sabah “Exige a las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad de la ONU que asuman su responsabilidad en llevar a cabo una investigación justa e imparcial por una comisión independiente para investigar la muerte del ciudadano saharaui Sabah Azman Ahmida y llevar a los responsables ante la justicia”. Asimismo la CONASADH solicita a la comunidad internacional un compromiso para descolonizar los territorios saharauis “Exhorta al Secretario General de las Naciones Unidas y al organismo de las Naciones Unidas de su misión MINURSO originalmente encargada de organizar el referéndum sobre la autodeterminación del pueblo saharaui de velar por la protección de la población civil saharaui, recordarles sus responsabilidades con el Sahara Occidental como última colonia pendiente de descolonización”.

La represión y asesinatos contra el pueblo saharaui no son solo llevadas por las fuerzas represivas legales del estado. El Rey Mohamed VI también controla fuerzas paramilitares. En un video difundido por Equipe Media, se observa como un grupo golpea un vehículo y propina golpes contra tres personas en territorios saharauis ocupados. Esta agresión sucedió en el junio pasado cuando las personas que se encontraban en el vehículo fueron a recibir a un periodista saharaui preso, Salah Lebsir.




El incremento de la represión y asesinatos por parte del Reino de Marruecos en territorios ocupados se sucede mientras se expulsan periodistas. En Junio de este año, Reporteros Sin Fronteras presentó el informe ‘Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo’, un detalle minucioso de las detenciones y posteriores expulsiones a periodistas. Durante la exposición del informe llegaba, desde el Sahara Occidental, la información de la expulsión de la periodista española Judith Prat. En la presentación el interlocutor de la organización, Alfonso Armada expresó: “Desde Reporteros Sin Fronteras, condenamos esta nueva muestra de ceguera del régimen marroquí, que, situado en el puesto 135 del índice que elaboramos sobre la libertad de prensa en el mundo, dice mucho del respeto a los derechos fundamentales en nuestro vecino del Sur. Judith Prat tiene y merece todo nuestro apoyo. También los periodistas que ejercen su labor en el Sáhara, en condiciones casi imposibles y jugándose su libertad e integridad”.

El Sahara Occidental

El Sahara Occidental es un territorio ocupado por el Reino de Marruecos desde el año 1976, en forma previa la potencia ocupante fue España. Durante la dictadura fascista de Franco en el Reino de España, se produjeron constantes represiones y asesinatos contra el pueblo saharaui. La ocupación del Sahara Occidental no es reconocida por ningún organismo internacional y hay más de 100 resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la colonización del Sahara Occidental.

Más de 25 países reconocen La República Árabe Saharaui Democrática (RASD), no obstante, a pesar de las diversas resoluciones de la ONU, la ocupación y el régimen de apartheid continúan. Ningún país miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU reconoce la RASD. Sobre los motivos de la ocupación, Malainin Lakhal, miembro del observatorio saharaui de recursos naturales, expresa: “el Sahara Occidental es un territorio muy rico, con todo tipo de recursos, renovables y no renovables. Esta es una de las principales razones, respaldado por Francia por supuesto”. Sobre el motivo de apoyo de Francia a la ocupación plantea: “también somos un objetivo para Francia, porque quiere tener un Marruecos fuerte para conservar un cierto equilibrio y no permitir que Argelia se convierta en la principal potencia en el norte de África”.




En 2016, el gobierno de Rabat expulsó el personal de la Misión de Naciones Unidas para el referendo en el Sáhara Occidental (MINURSO). En un nítido enfrentamiento con quien fuera el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon que expresó su apoyo a la RASD. Entre los territorios liberados y el territorio ocupado, el Reino de Marruecos construyó el muro más largo del mundo denominado “el muro de la vergüenza”, son 2.700 kilómetros con más de 7 millones de minas y vigilado por 100.000 soldados. La ocupación es posible, por el sostenimiento de los vínculos políticos y comerciales con el Reino de Marruecos, la Unión Europea y el Mercosur están intensificando los acuerdos comerciales con el estado ocupante. También las acciones criminales del Reino son posibles por las declaraciones estériles de la comunidad internacional.