Marruecos quiere asfixiar a Mauritania a través de El Guerguerat

Bruselas, 17 Julio de 2019. -(ECSaharaui)

Por lehbib Abdelhay/ECS

Resultado de imagen de el guerguerat


El área de El Guerguerat, el puesto fronterizo en el extremo sur del Sáhara Occidental, protagoniza una crisis silenciosa entre Marruecos y Mauritania. El pasado 16 de junio las autoridades de ocupación marroquíes bloquearon el puesto fronterizo con Mauritania alegando que una decena de jóvenes saharauis acampan en el pavimento e impiden el paso de los camiones de gran tonelaje. En este caso, las fuerzas de ocupación nunca intervinieron para dispersar a los manifestantes.





En cambio Marruecos obliga así a los barcos que faenan en aguas mauritanas a dejar su mercancía en Dajla (Sáhara Occidental) e incitar a España a que modifique el acuerdo pesquero Unión Europea-Mauritania de tal forma que a los barcos se les permita atracar en Dajla. Hasta ahora no podían hacerlo. 


Para eso, Marruecos lleva bloqueando desde hace dos meses el paso de El Guerguerat a los camiones de pescado procedentes de Mauritania hasta que se pudre su mercancía.

Con esta operación de estrategia, Marruecos le da a Mauritania por donde más le duele: su polo económico de Nuadibú; el puerto y las divisas. Y de paso asestar un mensaje claro al nuevo presidente mauritano Uld Gazouani.

Cerca de 800 camiones cargados de pescado y otras mercancías, procedentes de Mauritania, esperan cruzar hacia los territorios ocupados del Sáhara Occidental para poder seguir hacia el interior de Marruecos, y luego a España. Las autoridades de Rabat no están conforme con la idea de que los camiones españoles cargan la pesca mauritana en Nuadibú y cruzan por el Sáhara Occidental, un territorio que ocupa, y Marruecos.





Armadores gallegos se quejaban del parón en el puesto fronterizo y piden a España una intervención. Por el punto fronterizo, entre el Sáhara Occidental ocupado y Mauritania, cruzan los camiones de Marín y Ribeira (barcos gallegos) que atracan en Nuadibú (Mauritania). Los barcos se quejan de los largos retrasos y cortes en la carreteara por lo que provoca pérdida de mareas.


Los afectados reprochan la falta de decisión de Marruecos y Mauritania para resolver recortes por parte de activistas que, "la verdad no se sabe muy bien que reivindican porque cada uno diga cosa diferente".

"Desde que nos reunimos en Bruselas en enero, no se hizo nada hasta junio, en el que se envió una carta al Gobierno de Mauritania, bastante tibia, instando a resolver el problema", agrega un armador quejando. El ejecutivo de la comunidad tiene la intención de esperar a que las negociaciones renueven el acuerdo de pesca para abrir la posibilidad de descargar en el puerto saharaui de Dajla las capturas realizadas en el muelle de Mauritania, pero el sector exige que ya se haga. 

Como transfirieron a sus representantes en el país africano, Mauritania estaría dispuesta a autorizar las descargas en un puerto extranjero, pero la gestión debe llevarse a cabo a través de los organismos comunitarios.