Le Monde: « Mohamed VI, el tecno-monarca al frente de un Marruecos más precario que nunca»

París, 27 Julio de 2019. -(ECSaharaui)

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 

El rey de Marruecos carga contra el estereotipo de la inmigración masiva
El rey de Marruecos carga contra el estereotipo de la inmigración masiva/Agencias


La prensa francesa asigna un espacio importante para el vigésimo aniversario de la ascensión de Mohamed VI al trono. El digital francés Le Monde, dedicó al monarca una publicación bajo el título: "El rey de Marruecos: el rey del misterio". El digital francés se centra en las evidentes desigualdades que Marruecos está teniendo y como se han convertido en una amenaza para la estabilidad del país.

Además del título principal, hay un subtítulo: "Este rey misterioso celebra el vigésimo aniversario de su ascenso al trono de un país moderno pero con grandes diferencias sociales sin precedentes". El rotativo francés describe en una columna/tribuna la escena política y legal del país. Algunas libertades están permitidas pero no protegidas por la fuerza de la ley. El artículo se enfoca en la tensión social y la congestión a través del uso de un grupo limitado de personas influyentes y cercanas al Majzen y al palacio Real en sí por el bien del país, mientras que la población general sufre desempleo y privaciones.


Es un rey tan discreto como un soberano escandinavo. No lo vemos todas las noches en las noticias, no da entrevistas a la prensa. Su retrato adorna todas las instituciones y administraciones del país, pero a menudo más difuminadas que imponentes. Este hombre, sin embargo, es omnipresente: Marruecos celebra estos días los veinte años de reinado de Mohamed VI.

Su padre, Hassan II, encarnó una monarquía exhibicionista. Le gustaba mostrarse. Su vida privada formaba parte de sus jardines secretos, pero se mostraba voluntariamente en público con los atuendos más dispares: los tradicionales trajes brillantes, trajes de corte y ganchillo, del equipo de golfista, de militar, jinete y otros. Fantasías millonarias.

Mohamed VI, con 55 años, huye de la luz. Al frente de un país de 35 millones de habitantes, encarna una monarquía tecnocrática: un estilo más pacífico, amortiguado, menos "glamoroso". Más importante aún, el rey desde 1999, "M6", como comúnmente se llama aquí, terminó estos años de liderazgo, desde 1961 hasta la década de 1980, cuando Marruecos sufrió el despotismo de Hassan II.

Hombre pensativo, decidido, impaciente.


Imagen relacionada

Pero no te equivoques. "M6" asume completamente su modo de gobierno: la monarquía ejecutiva. Su liderazgo es más asertivo que nunca. En la tipología de las monarquías, la de Marruecos pertenece a la categoría operativa: al 100%. El jefe del ejecutivo, es el rey, apodado, en estas tierras musulmanas, el título de "comandante de los creyentes". El registro de estos veinte años, que han transformado y modernizado de manera duradera a Marruecos, en un contexto de desigualdades abismales y tensiones sociales permanentes, lleva su firma.

En el este, Argelia vive en una agitación política y Túnez atraviesa una fase difícil de consolidación democrática. En el sur, el África saheliana está devastada por el gangstero-yihadismo. Incluso los más críticos de la monarquía marroquí, reconocen su papel como estabilizador político de la región.

Le Monde trató también las contradicciones del discurso del Rey Mohamed VI, que dio a los marroquíes grandes esperanzas de una reforma económica y social, y luego de intentar iniciar importantes proyectos en diversos sectores, como la agricultura, destacó cómo un grupo limitado cercano al Majzén se benefició de dichos proyectos y el pueblo se quedó con las esperanzas e ilusiones.


Al tratar otra columna de Le Monde sobre estas diferencias, que se han exacerbado en Marruecos y en su estabilidad y en cómo los servicios de seguridad intentan controlar el país a la luz de esta tensión mediante el uso de la violencia y justicia arbitraria. Le Monde afirma que el país norteafricano está en crisis permanente y que puede estallar en cualquier momento, es impredecible.

La situación de los derechos humanos y el subdesarrollo democrático en Marruecos, fueron el tema central de la columna de Pierre Fermin, quien habló sobre el regreso de las detenciones políticas en el país de una manera agresiva y sin precedentes, y cómo la Unión Europea ignora esta situación porque que tienen a Marruecos como gendarme que vigila el terrorismo y la inmigración clandestina en el paso africano-europeo.

En la misma columna, Le Monde denunció la situación de las libertades individuales en Marruecos, y cómo la sociedad marroquí aceptó gradualmente la homosexualidad. Le Monde espera que Marruecos sea el tercer país africano en retirar la criminalización de la homosexualidad de sus leyes después de Sudáfrica y Botswana.


En un artículo diferente que evalúa la situación en Marruecos, Le Monde abordó cómo Rabat se ha convertido en una piedra angular de la política expansionista de Francia en el norte de África, analizando los avances de las relaciones marroquí-francesas durante las últimas dos décadas, que se han centrado en gran medida en la cooperación de seguridad en la lucha contra el terrorismo, crimen organizado y el narcotráfico.