Junio saharaui: Marruecos intensifica la represión, España sigue en silencio

Fuerzas paramilitares actúan contra la población saharaui.

Un jefe de policía en El Aaiún reconoce que se tortura a “enemigos de la integridad territorial”.

Prosigue la expulsión del Sáhara Occidental de observadores internacionales.

Madrid, 04 Julio de 2019. -(ECSaharaui)

Alfonso Lafarga.- Contramutis


El régimen marroquí ha intensificado la represión en el Sáhara Occidental ocupado con la utilización de paramilitares para amedrentar a la población saharaui, a la vez que sigue juzgando sin garantías a los activistas, en juicios en los que no se permite la presencia de observadores internacionales, especialmente abogados españoles. Y todo esto ocurre ante el silencio del Gobierno de Pedro Sánchez.

Si en mayo las autoridades marroquíes impidieron entrar en El Aaiún a cinco abogados, avalados por el Consejo General de la Abogacía Española, y a dos observadores noruegos, en junio se hizo lo mismo con otros tres abogados españoles y dos enviados de la Fundación Clooney para la justicia, de EE.UU.

A estas expulsiones se unió la de la fotoperiodista Judith Prat, a la que la policía marroquí exigió el móvil para ver su contenido. Precisamente horas antes de su expulsión fue presentado en Madrid un informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) sobre la situación de la prensa en el Sáhara Occidental, “uno de los lugares más áridos del mundo para la información y el periodismo”, en el que se denuncia la “implacable persecución” que sufren los periodistas saharauis.

RSF hizo un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia para que “rompan su habitual silencio cómplice con Marruecos y condenen la represión de los periodistas saharauis”, silencio que España mantiene aunque sean expulsados ciudadanos españoles de su excolonia, de la que sigue siendo de iure la potencia administradora, tal y como recordó en un detallado artículo en febrero de 2017 el fiscal, recientemente fallecido, Eduardo Fungairiño, basándose en resoluciones de la ONU y de la Audiencia Nacional que parece no haber leído  el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, que  dice todo lo contrario.

Si el Gobierno de España guarda silencio ante la expulsión del Sáhara Occidental de abogados y periodistas españoles, menos aúnse pronuncia ante los constantes ataques a los Derechos Humanos de los saharauis registrados en el mes de junio: la actuación de paramilitares contra quienes esperaban al periodista Salah Eddine Lebsir tras ser excarcelado, apaleando a tres activistas que acabaron en la cárcel; el juicio contra Nazha El Khalidi sin observadores, o el tercer aplazamiento de la vista de la causa contra el estudiante Husein Bachir Brahim, entregado por la policía española a Marruecos, días después de llegar a Canarias en patera en busca de asilo político, a pesar de haber declarado ante el Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Arrecife, el 14 de enero de 2019, que era perseguido por su activismo político. 


Los paramilitares volvieron a actuar contra los saharauis que participaron el 28 de junio en una mezquita de El Aaiún en un rezo fúnebre por el conocido rapero Said Uld Lili, Flitox, fallecido en el naufragio de una patera que pretendía llegar a Canarias y que  defendía con sus canciones la independencia del Sáhara Occidental.

Sobre estas intervenciones de los paramilitares, cada vez más frecuentes, u otras violaciones de los DD.HH. en el Sáhara Occidental, como la brutal represión de las manifestaciones, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, que se ha pronunciado en los dos últimos meses sobre hechos ocurridos en  Irán, Venezuela, Túnez, Sri Lanka, Arabia Saudí, el Sahel, Sudan, Etiopía o Jerusalé no ha dicho ni palabra.

Es “el silencio cómplice” de España ante las torturas, vejaciones y opresión que sufre el pueblo saharaui por parte del régimen marroquí, denunciado esta vez por El Confidencial Saharaui en una información de Equipe Media reveladora: el oficial de la policía marroquí Nabil Al-Ouaina admite en un documento dirigido al Director General de la Policía y de la Inteligencia marroquí (DST) su responsabilidad en la tortura de los “enemigos de la integridad territorial“, y afirma que hizo estos “esfuerzos y sacrificios” cuando fue jefe de la brigada de seguridad regional en El Aaiún.

Mientras el Gobierno español se mantiene en silencio, en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, en ciudades del sur marroquí con población saharaui y en cárceles marroquíes con presos políticos saharauis se vulneran los Derechos Humanos, como detalla la siguiente relación, aproximada, de hechos ocurridos en junio de 2019, según datos de organizaciones sociales y medios de información saharauis.

Publicar un comentario

0 Comentarios