Las gélidas relaciones entre Rabat y Acra amenazan las supuestas "inversiones" marroquíes en África.




Madrid, 01 Mayo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Sidi Haiduk Hamdi/ECS-Arabic

Rey de Marruecos/agencias


La visita del rey de Marruecos, Mohamed VI, a Acra en febrero de 2017 marcó un punto de inflexión en las relaciones entre Marruecos y Ghana.

Desde esa visita, las autoridades de Ghana han intentado en repetidas ocasiones, a través del Ministro de Relaciones Exteriores, comunicarse con el ministro marroquí de Exteriores, Nasser Bureita, pero sin éxito.




Según fuentes diplomáticas africanas, los intentos para organizar una visita oficial del presidente de Ghana a Marruecos para fortalecer las relaciones entre su país y Rabat, también han fracasado. "Muchos embajadores africanos con sede en Rabat se quejan de la actitud imprudente y a veces arrogante del ministro de relaciones Exteriores de Marruecos", agregó nuestra fuente.

El comportamiento del régimen marroquí hacia los africanos refleja su fracaso moral y político, una condescendencia que resalta la debilidad de las relaciones con los países africanos y su fragilidad ante los intentos continuos de Rabat de chantajear y emplear herramientas que amenazan con fracasar sus políticas en el continente.




Marruecos cuenta con una mala fama entre los africanos que se ha relacionado con el apoyo del régimen de Rabat a las dictaduras en muchos países en el continente, incluida la acogida de opresores, el uso de herramientas de saqueo económico y la propagación de la inestabilidad.