Silencio sepulcral de España tras la retención y expulsión de cinco abogados españoles del Sáhara Occidental.

Madrid, 20 mayo de 2019, -(El Confidencial Saharaui). Por Lehbib Abdelhay/ECS.

Presidente del Gobierno español Pedro Sánchez/ agencias 


Este domingo, Marruecos ha expulsado a un grupo de observadores internacionales compuesto por cinco abogados españoles y dos estudiantes noruegos de la UIB. La retención duró hasta cinco horas.



El gobierno de Pedro Sánchez a pesar de que fue notificado del viaje de los cinco abogados, no ha condenado la acción de su par marroquí y ni siquiera ha pedido explicaciones a las autoridades de Rabat.

Según el diario saharaui, Contramutis, el gobierno de España autorizó la visita de los cinco abogados para presenciar el juicio, de hoy, contra la activista saharaui Naziha Khatari Khalid. El gobierno socialista en funciones no piensa sacar cualquier comunicado de condena a la acción marroquí, cabe destacar que la "condena" no es de su propia formación política, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

La mayoría de los españoles todavía considera a los saharauis como un pueblo con fuertes lazos históricos, aun así esta sociedad nunca ha podido presionar para una solución justa en el Sáhara Occidental.



A finales del año 1976, España abandonó el pueblo del Sáhara Occidental dejándolo en manos de las fuerzas marroquíes y a pesar de las resoluciones de la ONU para la autodeterminación del pueblo saharaui, España sigue negando su responsabilidad en el territorio.

¿A qué se debe esta actitud "cautelosa" de los gobiernos de España ante Marruecos?. Esta es la pregunta de cualquier saharaui que inspira la libertad mientras se multiplican las marchas de apoyo y protesta por toda España, protestas que nunca han podido lograr nada respecto al contencioso.

España desde el Palacio Real hasta la Moncloa siempre bloquea y desautoriza los comunicados de condena a las acciones de violencia contra la mujer saharaui en los Territorios ocupados del Sáhara Occidental.

La Intifada por las calles de El Aaiún se ha desatado y la población vive en un estado de sitio y miedo, informaron activistas saharauis que denunciaron la indiferencia del gobierno español ante un crimen por parte de Marruecos.



Además de su responsabilidad histórica, moral y política con el pueblo saharaui, España tiene una responsabilidad jurídica por su consideración en la ONU como potencia administradora de iure, de un territorio no autónomo pendiente de descolonizar.

La política de España sigue alejada o de espaldas (nadie en España le interesa solucionar el conflicto) al sufrimiento del pueblo saharaui. Más de 200 mil personas viven en la parte ocupada del Sáhara mientras otras 200 mil viven en los campamentos de refugiados saharauis en el sureste de Argelia.

Los refugiados saharauis dependen en su totalidad de la ayuda humanitaria internacional que se ha reducido en los últimos años por la crisis económica mundial.

Además, el muro construido por Marruecos (el muro de vergüenza), hace que miles de familias saharauis sigan separadas después de más de cuatro décadas. El pueblo saharaui continúa sufriendo una situación cada vez más desesperada, agravada por las violaciones de los Derechos Humanos por parte de Marruecos y el desinterés de España en solucionar el contencioso.