Sáhara Occidental: Ser periodista bajo la ocupación marroquí.

Madrid, 20 mayo de 2019. -(El Confidencial Saharaui). Por H. Mohamed/ECS.

Durante una manifestación saharaui en El Aaiún ocupado 


El caso de la periodista saharaui miembro de Equipe Media y reportera de RASD TV, Naziha Khatari Khalid, abre el debate de ser periodista bajo ocupación marroquí en el Sáhara Occidental.

Los periodistas y blogueros saharauis son testigos de primera mano de los ataques y violaciones marroquíes sobre territorio saharaui. Por eso, el caso de la activista y periodista saharaui, abre el diábolo para debatir el derecho a la información, los derechos humanos y la libertad de prensa tras décadas de objetivos manchados de sangre, asesinatos y arrestos de periodistas perpetrados por la ocupación marroquí.

Para los periodistas saharauis el periodismo siempre ha sido una de las herramientas más importantes para denunciar los crímenes marroquíes y reivindicar la independencia en el Sáhara Occidental. Aunque a veces, los crímenes marroquíes se cobran la vida de los propios periodistas.

Seguir el camino de la ética periodística, defendiendo la veracidad de los hechos, sin dejar la humanidad ni el compromiso con la sociedad saharaui es para los periodistas su principal meta, sin importar las dificultades a las que se enfrentan.

No hay que olvidar aquellos que desarrollan el periodismo en un lugar bajo ocupación arriesgan su vida para dar voz a los oprimidos, encarcelados y a todo el pueblo saharaui.

Por su parte el colectivo saharaui, Equipe Media, al que pertenece Naziha y la plataforma de DD.HH "Watching Western Sáhara" han denunciado que el juicio contra la periodista, acusada de usurpación de la profesión por no tener el título, forma parte de la estrategia de Rabat de silenciar y criminalizar a ciudadanos periodistas que rompen con el bloqueo mediático en la antigua colonia española.

En un intento por silenciar y criminalizar a periodistas saharauis, un tribunal marroquí se dispone a juzgar hoy a la informadora Naziha Khalid por grabar y compartir con su teléfono móvil una manifestación pacífica en las calles de El Aaiún.

La periodista y activista saharaui fue detenida el pasado 4 de diciembre de 2018 mientras retransmitía la manifestación en directo a través de redes sociales. El vídeo captura el momento en el que la policía persigue a la periodista, quien posteriormente fue golpeada y su teléfono confiscado. Su juicio ha sido aplazado hasta el 24 de junio de 2019.