Agua subterránea: fuente natural y única en los campamentos saharauis.

Madrid, 27 Mayo de 2019. -( El Confidencial Saharaui).

Por Baba Mulay Ahmed/ECS.


Durante la perforación de un pozo/foto de Baba Mulay Ahmed


Durante los últimos años, cada vez que se acerca el verano, sale a flote el síndrome de la escasez de agua en los campamentos. Para entender las causas de esa crisis, hay que saber la geología, la hidrogeología, y sobre todo, la gestión que llevan las autoridades competentes en este campo.



Actualmente los campamentos se abastecen mediante sondeos de agua perforados en diferentes acuíferos que explotan las aguas mediante bombas sumergibles y proveen el suministro para la población.

Auserd y el Aiún se abastecen del acuífero detrítico Terciario de la Hammada (acuífero de Hammada Tinduf) mientras que Smara y Boujador se abastecen de un acuífero carbonatado del Carbonífero Inferior (acuífero de Sebkha Abdallah).

En el sistema de acuíferos del Aaiún, el agua se encuentra alojada entre los poros de las areniscas, esta porosidad aumenta hacia el este, donde se localizaba el antiguo Auserd, de allí que los sondeos contienen mucha arena derivada de la disolución del cemento carbonatado.por otro lado el acuífero de Smara funciona por karstificación/disolución, de allí que algunos pozos no llegan a ser productivos, como lo fue el pozo SA-12 perforado durante 2017, independientemente de que se localizó cerca de una batería de pozos muy productivos.



De los 8 pozos de Boula que suministran agua a Smara, solo se encuentran en explotación 2. El sistema de abastecimiento actual se encuentra compuesto tan solo por los pozos SA-10 y SA-11. El pozo SA-9 fue utilizado antaño para el abastecimiento de la población saharaui, pero es un pozo que actualmente se utiliza como reserva.

Aunque existan tan solo dos captaciones en explotación, la productividad del acuífero carbonatado es tan grande que producen suficientes recursos para el abastecimiento de la población, e incluso se puede aumentar su caudal de bombeo.

Entre el sondeo SA-10 y el SA-11 suman un caudal de extracción de 55 litros/segundo, en términos matemáticos, esto se traduce en 1.188.000 metros cúbicos por cada 6 horas de funcionamiento, suficiente agua para cubrir las demandas de la población.

En términos de gestión existen grandes problemas, el principal de ellos radica, en el hecho de que los sondeos se hacen por intuición, cuando en todas partes del mundo, antes de llevar a cabo perforación, se llevan a cabo labores de geofísica, para descartar errores y derroche de dinero, ejemplo de estos errores es el sondeo SA-12. Otro error importante es que la mayoría de los sondeos, tienen inclinación en profundidad, lo que lleva a problemas de desmoronamiento de las paredes en los sondeos, dejando atrapada la bomba sumergible, ejemplo es el caso del sondeo del Huerto de Dajla.

Otro elemento importante que tenemos que tener en cuenta, es el hecho de que el 75% del agua que llega a nuestras casas termina en el subsuelo atreves de letrinas, esa agua se pierde por evaporación o por infiltración, que en algunos casos contamina los acuíferos superficiales.



Independientemente de los problemas de agua que tenemos en Smara, hay que saber que somos una de las regiones de África, donde mejor se gestionan los recursos de agua y su reparto, y todo eso es gracias a la dirección política, y en especial al ministerio de Agua y medioambiente.

Debemos ser responsables con el cuidado del agua, y saber que estamos en una zona donde las reservas de agua no son renovables, lo que se extrae y se consume no tiene vuelta atrás, porque en la Hammada no llueve para recargar los acuíferos, y el agua que se consume actualmente tiene millones de años de antigüedad. NO PERDAMOS EN POCOS AÑOS, LO QUE LA NATURALEZA TARDO EN HACER MILLONES DE AÑOS.