Serias dudas sobre la autoría del atentado en Marruecos.


Madrid, 23 de diciembre 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS.

●Serias dudas sobre la autoría del atentado en Marruecos.

Los supuestos terroristas marroquíes/agencias 


Desde hace ocho años, en Marruecos se viene registrando un género de delitos que podríamos bautizar como “no atentado” terrorista o así por lo menos pretenden las autoridades del país hacernos entender. Ese ha sido el último caso del pasado año de 2017 en la ciudad Larache. Un vendedor ambulante rompió el cristal del restaurante Al Juzama, frecuentado por turistas, lanzó una bombona de butano, que por fortuna no llegó a explotar, e intentó prender fuego a varias botellas cargadas con gasolina. Tras la intervención de los camareros y clientes, consiguen reducirlo antes de que llegara la policía.

Aunque ningún medio del país habla de yihadismo ni de atentado terrorista, la agencia Efe recabó en su momento varios testimonios que afirman que el vendedor de ambulante no era ningún desequilibrado mental, como nos venden habitualmente los servicios secretos marroquíes, más bien que un yihadista que había recibido un proceso de radicalización.

El último golpe del terrorismo radical sufrido por Marruecos, fue en 2011. Y, desde entonces, Marruecos ha sido muy prolífico deteniendo supuestos terroristas. Prácticamente, era raro el mes en que Marruecos no desactivaba alguna supuesta celula terrorista.
Comparado con su vecino oriental, que ha sufrio la lacra hace veinte años, Marruecos ha detenido, desarticulado o abortado muchísimos mas actos. En fin, las llamadas por avistamiento del lobo, han sido mucho más numerosas en Marruecos y en Argelia.

Para tranquilizar a Europa y venderle una imagen falsa, Marruecos ha estado durante todos estoz años, llamando, una y otra vez, que viene el lobo, que viene el lobo. Incluso ha colaborado aportando información útil, cuando ha habido atentados en suelo Europeo. Y ahora esto. Nada más y nada menos que dos turistas nórdicas degolladas. Algo que no sucedía en África desde hace muchos años.

Y todo ello, en un momento extremadamente crítico para Marruecos. Y es que nunca antes, la determinación americana por resolver la cuestión saharaui había sido tan clara, justo cuando Francia, el protector de Marruecos se encuentra en su peor momento.

Mientras en la mayoría de los países de la región sufren decenas de ataques terroristas a lo largo del año, Marruecos ha mantenido durante años milagrosamente su pizarra en blanco desde que en 2011 fallecieran 17 personas en un atentado con bomba en un café de Marrakech.

El pasado 25 de julio de 2017, un hombre armado con un cuchillo se lanzó hacia los policías españoles de la frontera con Melilla gritándoles “Alá es grande”. El 4 de octubre de 2016 un supuesto “desequilibrado mental” atacó con dos puñales a una turista holandesa y a sus dos hijos cerca de la mezquita de Casablanca. En septiembre de 2015, un francés de origen marroquí apuñaló a un turista suizo al grito de “Alá es grande”. El atacante fue condenado a 12 años de cárcel. Hay más casos similares, pero ninguno de estos actos fue declarado por las autoridades marroquíes como un atentado terrorista, en cambio el pasado domingo dos turistas nórdicas fueron violentamente asesinadas en el monte de Toubkal en la localidad de Chamharouch, el dia siguiente, el lunes, las autoridades lo han declarado como atentado terrorista perpetrado por un grupo de extremistas activo en el país.

Marruecos siempre ha intentado vender al mundo occidental una imagen de debilidad y de seguridad frágil cada vez que haya una iniciativa para la solución del conflicto en el Sáhara Occidental. El acto terrorista se comete una semana después de las declaraciones del asesor de Seguridad Nacional de EE.UU, John Bolton, donde aseguró que su país pide la celebraciones de un referéndum en la antigua colonia española.

Y, en estas que Marruecos exhibe ahora el fantasma del terrorismo, como queriendo decir que la inestabilidad se va a apoderar del país si los americanos persisten en su intento.

Publicar un comentario

0 Comentarios